Oblumi unas App capaz de medir la tremperatura corporal con el teléfono móvil

El sevillano Javier Rebollo crea un termómetro virtual para teléfonos inteligentes

71

El empleo masivo de la tecnología móvil está provocando que en un mundo “siempre conectado” las APP (Aplicación informática diseñada para teléfonos móviles inteligentes) sean utilizadas con asiduidad constante en nuestra vida diaria.

Javier Rebollo, estudió Desarrollo de Aplicaciones Multiplataforma, pero desde pequeño ha sentido una especial predilección por “cacharrear” y desmontar ordenadores para volverlos a montar. Con 13 años comenzó a programar y a partir de ahí todo fue muy rápido. Actualmente es el flamante ganador del Startup Weekend Sevilla con su proyecto Oblumi, una aplicación para medir la temperatura corporal de forma fácil y cómoda.

Emilio Parrilla: ¿Cómo nace la idea de un “termómetro móvil”? ¿Para qué sirve la aplicación?

Javier Rebollo: La idea surge de un proyecto anterior a este, trabajando en otra aplicación junto a mi compañero Juan Flores, que por cierto está ya casi terminada y saldrá a finales de año. El dispositivo que hemos ideado para medir la temperatura a través de nuestro teléfono móvil, aún es un prototipo, pero irá conectado al smartphone, previa instalación de una aplicación gratuita en nuestro teléfono. ¿Qué ventajas tiene en comparación con un termómetro tradicional? Que implementa más funcionalidades, es decir, lo que hace la aplicación es que lee la temperatura, esa temperatura la almacena en un perfil que hayas creado previamente, para poder seguir una estadística de la evolución de la enfermedad. Nosotros hemos enfocado la aplicación para que las madres puedan controlar y supervisar la temperatura de su bebé con el teléfono móvil, aunque es válido para utilizarse en jóvenes y adultos y evidentemente el dispositivo no sustituye al médico, pero sí es cierto que te indica la dosis correcta de antitérmico a administrar y tienes la posibilidad de recibir notificaciones y recordatorios.

E.P.: ¿Cuándo saldrá al mercado este dispositivo?

J.R.: Ahora mismo estamos buscando los componentes idóneos para conseguir la máxima fiabilidad posible, porque es uno de los aspectos que más preocupan a la gente. Sobre todo teniendo en cuenta que el tema de los infrarrojos tiene fama de ser poco fiables, pero eso no es cierto, ya que depende de los dispositivos que utilices. Así que estamos buscando un receptor que realmente tenga una buena calidad, que sea fiable y dé buenos resultados. En enero empezamos en una “aceleradora de empresas” que es algo así como una incubadora de empresas, para intentar sacar el proyecto adelante, aunque ya tenemos inversores que están interesados en la idea. Pero antes tenemos que hacer un estudio de mercado y ver qué salida tiene.

E.P.: ¿Qué piensa tu familia o tus amigos de esta iniciativa, del proyecto en sí?

J.R.: Están contentos, lo que ocurre es que como realmente ahora mismo es tan “etéreo”, parece como si fuera algo que nos hemos inventado, pero que físicamente no es nada hasta que no esté consolidado.  Respecto a mis amigos tengo poca vida social (risas) porque mi hobby, con lo que yo desconecto, es con mi trabajo. Es difícil tener tiempo para salir cuando estás involucrado en un proyecto así. En este trabajo tienes que estar en continua formación, la tecnología avanza a pasos agigantados y siempre debes de estar pendiente de las últimas tendencias.

E.P.: ¿Qué opinas sobre el panorama actual del I+D+i?

J.R.: Pienso que la investigación es fundamental porque es como mejor crece un país. En mi idea de futuro, creo que al final todo el mundo, todas las personas, llegará un momento en que se dediquen prácticamente a investigación y desarrollo, teniendo en cuenta que los trabajos manuales están siendo sustituidos por autómatas.

E.P.: Ya que hablamos de futuro ¿dónde te ves en un futuro próximo?

J.R.: En el extranjero (risas), haciendo exactamente lo mismo pero con otros planes, con más dinero y sin parar de investigar. En definitiva es la idea de este proyecto, quiero decir, sacar una idea adelante, coger dinero, todo el que se pueda cuánto más mejor, e  invertir ese dinero en futura ideas, no dependiendo de inversores. Así que nuestro sueño es trabajar e ir creciendo poco a poco para conseguir estos objetivos.