OCU advierte de la propagación de infecciones causadas por bacterias resistentes

La reducción de la eficacia de los antibióticos, un problema global

535
Andalucía al Día, Resistencia bacteriana

OCU advierte de la proliferación de bacterias resistentes a los antibióticos debido al mal uso que se ha hecho de ellos en los últimos años. La pérdida de eficacia de estos medicamentos claves en el manejo de las infecciones constituye hoy por un hoy un gran problema global de salud pública.

La organización de consumidores señala que cada vez se dan más casos de infecciones por bacterias que no responden a los tratamientos tradicionales. Es lo que se conoce como resistencia bacteriana: gracias a las mutaciones las bacterias son capaces de sobrevivir a los antibióticos. Este problema creciente dificulta la lucha contra muchas infecciones hasta ahora fácilmente curables y en el mundo empieza a ser una gran preocupación.

Según el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), cada año mueren en Europa 25.000 personas como consecuencia directa de infecciones por bacterias multirresistentes a los antibióticos. Las infecciones multirresistentes, además generan un impacto económico añadido por cuidados hospitalarios de 1.500 millones de euros extra al año.

Para OCU una de las razones que favorecen estas resistencias es el mal uso y el abuso que se está haciendo de los antibióticos. “Su uso va más allá de las infecciones del ser humano y de los animales, y se emplean en otros ámbitos menos conocidos, como la ganadería e incluso la agricultura, para prevenir posibles enfermedades de animales y cultivos. En medicina humana, un mal diagnóstico o una prescripción inadecuada son ejemplos de uso
indebido. Además, incluso si el medicamento es necesario, no siempre se utiliza correctamente”.

En ese sentido apuntan “que no tomar la dosis exacta prescrita o interrumpir el tratamiento antes de tiempo son comportamientos frecuentes y que contribuyen a la generación de bacterias resistentes”.

En el ámbito hospitalario la cuestión se complica ya que el uso de estos fármacos es masivo. “Está demostrado que las resistencias son más frecuentes en microorganismos adquiridos en hospitales que fuera de los mismos y además las mayores tasas de resistencias se producen en las áreas donde más uso se hace de antibióticos”.

España es con diferencia uno de los países europeos donde el consumo de medicamentos es mayor y dónde hay un mayor número de resistencias bacterianas a los antibióticos. Además de medidas para preservar la eficacia de los fármacos que ya existen, la industria farmacéutica tiene un “papel fundamental” ya que apenas salen fármacos innovadores en este campo y la vida útil de los actuales antibióticos es corta. “Por ello es primordial favorecer la investigación paradesarrollar nuevos medicamentos”.

Está es una de las razones por las que OCU participa en la campaña “No es sano” (www.noessano.org), que reclama, entre otras cosas, la revisión del modelo de innovación farmacéutica para que responda a las necesidades reales de la población.