Oncólogos malagueños investigan el desarrollo de nuevas dianas terapéuticas e inmunoterapia para el cáncer de pulmón

583
Andalucía al Día, Manolo Cobo
Doctor Manolo Cobo

Desde hace más de una década, la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Oncología Integral, dirigida por el oncólogo Emilio Alba, ha participado en una gran cantidad de ensayos clínicos en cáncer de pulmón – con más de medio centenar de ensayos – formando parte de uno de los grupos de excelencia en investigación integrados en el Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA).

Así, los oncólogos han participado, y participan, en ensayos clínicos en distintas etapas de la enfermedad, tanto en el cáncer de pulmón en estadio precoz, como en el de estadio localmente avanzado, o en la etapa de metástasis. Aproximadamente, el 90 por ciento de los ensayos clínicos de cáncer de pulmón en los que participan los oncólogos son internacionales.

Los avances más significativos en investigación se han logrado en los estudios de fase avanzada, o metastásica, del cáncer de pulmón. En general, en el mundo, el 75 por ciento de los pacientes con cáncer de pulmón se diagnostican en esta fase.

Para el oncólogo e investigador principal de la gran mayoría de estos ensayos, Manuel Cobo, “estamos muy satisfechos de haber participado en el desarrollo de un fármaco que aporta grandes beneficios para los pacientes con un tipo de cáncer de pulmón avanzado muy específico, portador de una característica genética denominada ‘mutación del EGFR”. Los resultados positivos de este fármaco, cuando se compararon con la quimioterapia estándar, lo erigieron como un tratamiento estándar de primera línea para este tipo de tumor.

A lo largo de estos años su compromiso con la investigación ha llevado a los oncólogos a participar en distintas líneas de trabajo, una de ellas es la que se conoce como farmacogenómica, es decir, individualizar tratamientos de quimioterapia según las características genéticas del propio tumor. Otros ensayos, han ido dirigidos a desarrollar terapias antiangiogénicas, que tienen como objetivo evitar el suministro de alimento y oxigeno a la célula cancerosa.

El desarrollo de fármacos biológicos contra nuevas dianas terapéuticas, es otra de sus líneas de estudio. En este caso no se trata de quimioterapia, sino de seleccionar y demostrar eficacia de fármacos dirigidos a oncogenes específicos para cada tipo de tumor, con la premisa que el tumor depende de estos oncogenes para su supervivencia. Este concepto es lo que se conoce como la medicina de precisión.

Lo más novedoso en ensayos clínicos para el cáncer de pulmón, y también para el melanoma, es la inmunoterapia, línea en la que han participado y continúan los estudios. Las diferentes estrategias que se están usando tienen una base científica compleja, pero, en suma, se pretende que el sistema inmunológico tenga la capacidad de reconocer al tumor como algo extraño y atacarlo

Para el equipo de investigadores que lidera Cobo ha sido también motivo de orgullo haber sido objeto de la primera auditoria realizada en el Hospital Regional por la FDA (siglas en inglés de la Agencia Internacional para la Administración de Alimentos y Medicamentos), “este organismo – responsable de emitir el dictamen final para que un fármaco salga al mercado – nos seleccionó por haber sido el segundo centro en el mundo reclutador de pacientes para ese ensayo clínico, por supuesto superamos con éxito la auditoría”.