Paco Montalvo: “Hay que buscar ser feliz con lo que uno hace y disfrutar cada día, o al menos intentarlo”

904
Andalucía al Día, paco-montalvo
Foto @PacoMontalvoMusic

Sevilla será la última parada en territorio español para Paco Montalvo. ‘Alma del violín flamenco’ se ha convertido en un sueño hecho realidad, un disco que le ha dado múltiples satisfacciones y que fue lanzado al mercado por Maralvo Music el 30 de noviembre de 2015. Durante años la capital sevillana se convirtió, en cierto sentido, en su segunda casa. Los ensayos en la Fundación Barenboim-Said le obligaban a venir con asiduidad, y esa etapa le sirvió para conocer la ciudad, su patrimonio y su gente. Afirma que le hace muchísima ilusión este próximo concierto (26 de noviembre en Fibes) y poder reencontrarse, -una y otra vez-, con un público que aclama su maestría y talento a la hora de interpretar partituras “eminentemente” clásicas para convertirlas en un flamenco vivo, nuevo e incomparable.

Desde pequeño tuvo una carrera clásica -de hecho es considerado por fuentes internacionales como el mejor violinista español y uno de los cuatro mejores del mundo- participando en multitud de conciertos como artista solista, dentro de una orquesta, e interpretando piezas de Paganini o Mozart, entre otros. “Poco a poco me iban llamando de más conciertos e intentaba, cada vez más, introducir música de grandes compositores españoles como Albéniz, Granados, Falla o Sarasate. Todo ese trabajo que experimenté y estuve haciendo fuera de España, me sirvió para llegar al momento de hacer el cambio al flamenco, porque era lo que siempre quisé hacer desde pequeño”.

Gracias a este recorrido y aprendizaje previo, la adaptación o traslación de las partituras clásicas a ritmos flamencos fue “relativamente fácil”, eso nos confiesa, pero nosotros no podemos dejar de sentir admiración por esa referida destreza y habilidad a la hora de ‘empuñar’ el arco de su instrumento y desarmarnos a todos.

“Es fácil y difícil a la vez porque se requieren dos cosas muy importantes. Una que hayas vivido el flamenco desde pequeño, ya que es algo que aunque puedas estudiarlo, si no te sale de dentro es muy difícil que puedas emocionar haciéndolo. Y luego tienes que tener la técnica de un clásico, de un virtuoso. En mi caso se dieron los dos factores, por un lado, tener la facilidad que me daba la música clásica en cuanto a la técnica, y el sentimiento flamenco que tenía por haber vivido en Andalucía. Al fusionar estas dos vivencias, algo que pudiera ser difícil, se convirtió en algo relativamente sencillo”.

Si hace unos años alguien le hubiera dicho que llegaría hasta donde se encuentra ahora, con un reconocimiento a nivel internacional -profesionalmente hablando-; debutando con un éxito clamoroso, y tan solo con 18 años, en el Carnegie Hall de Nueva York; candidato a seis premios de los Grammy Latinos -mejor álbum del año, artista, artista emergente, álbum flamenco, productor y empaque-;y entrando en el Top 100 de álbumes más vendidos de iTunes -logrando la posición número 11 en el mes de febrero de 2016-, probablemente no se lo hubiese creído.

“La verdad es que nunca he pensado en el futuro. Siempre me he quedado en el presente. Una cosa muy importante, que es algo que digo siempre, es que hay que buscar ser feliz con lo que uno hace, y disfrutar cada día, o al menos intentarlo. Y eso es lo que he llevado a cabo a lo largo de mi vida. Desde pequeño he disfrutado sobre un escenario, haciendo viajes y conociendo gente. Luego vi que necesitaba algo más, y llevé a cabo esa innovación dentro del flamenco; y como soy feliz haciendo esto, lo disfruto, y lo puedo transmitir al público”.

Paco de Lucía fue el artista que más le ha inspirado. Lo ha repetido muchas veces, y no se cansa de decirlo. De hecho en su disco aparece una dedicatoria al gran genio de la guitarra. “Incluso haciendo clásico él era mi referencia. Me abrió -como a muchos otros músicos- un mundo. Expandió el flamenco y lo internacionalizó y, consecuentemente,  también nuestra tierra y nuestro país. Así que todo eso, sin duda, me ha servido a mí de inspiración como a tantos otros”.

Paco Montalvo junto a Harrison Ford
Paco Montalvo junto a Harrison Ford

Muchas son las anécdotas que ha ido sumando a lo largo de la gira ‘Alma del violín flamenco’, entre ellas, recordaba como terminó tocando para Harrison Ford cuando el actor durante una cena, organizada por la embajada de EEUU, confesó que le gustaría verlo tocar algún día. “Daba la casualidad de que el día antes había estado tocando en el Festival Suma Flamenca de Madrid y tenía a todos mis músicos allí. Así que en cuanto me lo dijo, avisé a mis músicos que estaban en el hotel para que se trajeran los instrumentos y les dije: ‘Venirse, que vamos a tocar aquí pa el maestro‘. Y la crítica que me hizo es que era la primera vez que le había gustado ‘My Way’ (A Mi Manera), sin Sinatra, que con él. La verdad es que fue una experiencia muy bonita”.

No es de extrañar la ‘fascinación’ que despierta entre los que tienen el placer de escucharle. Para Montalvo el violín es el instrumento que más se asemeja a la voz humana, “es un instrumento melódico, con alma, que está hecho para cantar”. Con este disco ha logrado situarlo “en el centro del flamenco como voz protagonista”. Un nuevo concepto, una nueva forma de crear y, por supuesto, de sentir. Juzguen ustedes.