‘Panorama desde el puente’, protagonizada por Eduard Fernández en el Lope de Vega

La obra de Arthur Miller, que lo consagró como dramaturgo y que trae a las tablas del teatro sevillano Georges Lavaudant, se estrenó por primera vez en 1955 en Broadway

611
Andalucía al Día, Panorama desde el puente

El Teatro Lope de Vega (Sevilla) acoge desde mañana y hasta el jueves el drama ‘Panorama desde el puente’, de Arthur Miller, en la que Eduard Fernández da vida a uno de los personajes más célebres de la escena del siglo XX, Eddie Carbone. Con esta coproducción de Teatre Romea y LG Théâtre, el actor vuelve al teatro bajo la dirección de Georges Lavaudant.

En 1955, diez años después del desenlace de la Segunda Guerra Mundial, la inmigración ilegal es una realidad generalizada en los Estados Unidos. Eddie Carbone, un honrado trabajador de origen italiano, vive obcecado por la pasión devastadora que siente por su sobrina, a la cual adoptaron él y su esposa cuando la chica quedó huérfana. Una situación insostenible que le superará, le llevará a traicionar a la familia y a romper la ley de silencio establecida entre los trabajadores, mayoritariamente inmigrantes, del puerto de Nueva York.

“Evidentemente, Eddie Carbone es un monstruo lamentable, mentiroso y con mala fe. Pero acepta sacrificarlo todo, incluso su vida, para sentirse satisfecho consigo mismo. Entonces, como el abogado Alfieri -el Corifeo de esta obra-, lo podemos contemplar con fascinación y compasión, pero también con cierta ‘inquietud’, última palabra de esta tragedia sin destino ni dioses”, asegura Lavaudant.

La obra teatral ‘Panorama desde el puente’ (‘A View from the Bridge’) se estrenó el 29 de septiembre de 1955 en el Coronet Theatre de Broadway y fue interpretada por Van Heflin, Ann Driscoll y J. Carrol Naish. Con los suburbios portuarios de la Nueva York de los años cincuenta del siglo pasado como telón de fondo, Arthur Miller aborda el drama de la inmigración ilegal y las tensiones sociales existentes en la época.

La creación de esta pieza coincidió con la ruptura de la amistad de su autor con Elia Kazan -ya que este delató a varios colegas de la profesión de Miller al Comité de Actividades Antiamericanas (CAA)- y con el romance de Miller con Marilyn Monroe.