“Parches 3D” para reparar arterias dañadas por malformaciones cardiacas infantiles

142

El Hospital Universitario Virgen del Rocío ha iniciado la impresión 3D de células madre para reparar las arterias en malformaciones cardiacas infantiles. El objetivo del estudio, titulado “Bio-impresión en 3D en cardiopatías congénitas: ingeniería tisular para fabricación de parches vasculares”, es crear arterias de mediano calibre que sirvan para reparar a las que han nacido pequeñas o que han resultado dañadas.

Este proyecto ha resultado ganador de la tercera edición de la Beca Menudos Corazones, convocada por la Fundación Menudos Corazones y la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC). “Los pacientes con cardiopatías congénitas requieren, en muchos casos, cirugía de reparación de la aorta o las arterias pulmonares. Estos parches podrían garantizar, en un futuro no muy lejano, el disponer de un tejido con la geometría adaptada a cada paciente y con sus propias células, de forma que no generara rechazo, se autoreparara y crece, adaptándose también al crecimiento del paciente”, detalla el cardiólogo pediatra Israel Valverde, jefe de sección de Cardiología Pediátrica de la Unidad de Pediatría del Virgen del Rocío, que dirige Catalina Márquez.

Los pacientes con cardiopatías congénitas requieren en muchos de los casos cirugía de reparación de los vasos sanguíneos como la aorta o arterias pulmonares. Actualmente se pueden utilizar injertos vasculares sintéticos, de donantes humanos o animales, pero todos ellos tienen grandes limitaciones como por ejemplo la escasa disponibilidad, rechazo o ausencia de crecimiento. Ello resulta en una tasa de re-estenosis elevada (estrechamiento de la arteria), lo que conlleva la necesidad de nuevas reintervenciones.

Este trabajo de investigación es el resultado de la unión de un equipo multidisciplinar que engloba investigadores clínicos (cardiólogos pediatras, cirujanos cardiovasculares), investigadores básicos (biomédicos, biólogos) e ingenieros (industriales y químicos). Esta sinergia de disciplinas científicas es lo que hace posible el desarrollo de este proyecto, dado que se requiere la combinación de optimización de materiales, impresión 3D, evaluación de sus propiedades mecánicas, cultivo celular, experimentación animal y finalmente la traslación clínica al paciente.

“La concesión de la Beca Menudos Corazones es un impulso muy importante a nuestro grupo multidisciplinar de investigación”, reconoce el Dr. Valverde, quien lidera el proyecto. “Gracias a ella avanzaremos en este proyecto de enorme potencial que representa el futuro de la cirugía de las cardiopatías congénitas, tendrá un retorno claro a la sociedad y en particular hacia nuestros pacientes con cardiopatías congénitas en un futuro no muy lejano, y nos ayudará a financiar a investigadores reteniendo el talento”, destaca el también investigador del Grupo de Fisiopatología Cardiovascular del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS).

En concreto, este grupo de investigadores pertenece a cinco centros de investigación: el grupo de Fisiopatología Cardiovascular – Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) (Dr. Antonio Ordoñez, Gorka Gómez, Isabel Mayoral, Elisa Bevilacqua, y el Dr. Tarik Smani); la facultad de Ingenieros de la Universidad de Málaga (Dr. Ignacio Gonzalez Loscertales); el grupo de Investigación INNANOMAT- Universidad de Cádiz (Dr. Sergio Molina Ruiz y el Dr. Alberto Sanz), la facultad de Ingenieros de la Universidad de Sevilla (Dra. Esther Reina y Dr. Jaime Domínguez Abascal); y el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla (Dr. Israel Valverde).

La ingeniería tisular es uno de los pilares de la medicina regenerativa que podría suponer una alternativa para estos pacientes. Es un área multidisciplinaria que aplica los principios de la ingeniería, la biología y de las ciencias de la salud para el desarrollo de estructuras biológicas como los parches vasculares.

“Aún queda mucho por andar y desarrollar en este campo, y puede que los resultados tarden en llegar varios años hasta poder realizar los primeros implantes en pacientes, pero esta línea de investigación tiene un potencial enorme y representa el futuro hacia donde avanzar en la cirugía de las cardiopatías congénitas”, concluye Valverde.

Beca de Menudos Corazones

La concesión de la Beca Menudos Corazones tendrá lugar en el marco del XIII Congreso de la SECPCC, del 26 al 28 de noviembre de 2020. Previamente, el sábado 14, Israel Valverde presentará detalles de su estudio en la XVII Jornada sobre Cardiopatías Congénitas de Menudos Corazones. Ambas citas se desarrollarán de manera virtual.

A la Beca Menudos Corazones pueden optar cardiólogos pediátricos, cardiólogos dedicados a las cardiopatías congénitas, cirujanos cardiacos o personal de enfermería. Todos los candidatos deben ser miembros de la SECPCC con al menos un año de antigüedad, salvo en el caso de los médicos residentes.

“Para Menudos Corazones, supone una gran satisfacción que proyectos médicos tan interesantes opten a nuestra beca, que en su tercer año se consolida como un sólido apoyo a la investigación en cardiopatías congénitas”, valora Juan María Orbegozo, presidente del patronato de esta entidad y miembro del tribunal evaluador de la convocatoria.

En ello coincide el cardiólogo pediatra Constancio Medrano, presidente de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas: “Es muy destacable el nivel de los nueve proyectos presentados, que buscan mejorar la atención médica y la calidad de vida de los pacientes con cardiopatías congénitas”.