Periodistas y científicos analizan cómo se informó sobre el brote epidémico del virus del ébola

La publicación surge de un debate entre especialistas y representantes de diferentes medios de comunicación españoles

490
Andalucía al Día, libro ébola

Desde los primeros casos en África Occidental a principios de 2014 hasta su erradicación en enero de 2015, el último brote provocado por el virus del Ébola afectó a más de 25.000 personas y acabó con la vida de otras 11.000. Una epidemia sin precedentes cuya cobertura mediática analizan cuatro periodistas y cuatro científicos en un libro que acaba de publicar la Fundación Dr. Antonio Esteve y que también incluye una selección de artículos periodísticos publicados por la prensa nacional e internacional durante las diferentes fases de esta crisis sanitaria.

Para Michele Catanzaro, periodista científico de El Periódico de Catalunya, “la explosión mediática se produjo tan solo después de los primeros casos occidentales, pese a las advertencias de los expertos que anticipaban que el número de víctimas en Occidente sería casi nulo en comparación con África”. En ello influyó el papel de la Organización Mundial de la Salud, “que reaccionó tarde y mal, en comparación con los brotes «del primer mundo», como el del síndrome respiratorio agudo grave. Otras organizaciones, como Médicos Sin Fronteras, tomaron las riendas”, señala Catanzaro.

Precisamente Luis Encinas, coordinador de operaciones en África occidental y experto en Ébola de Médicos Sin Fronteras, denuncia en esta nueva publicación que “hasta otoño del 2014, con un retraso de más de seis meses, no se activaron los recursos para responder a la epidemia. Para que el brote alcanzara las dimensiones que adquirió y se descontrolara de tal manera, muchos mecanismos e instituciones tuvieron que fallar”, añade.

Para Mònica López Ferrado, del diario ARA, “la carencia de periodistas sobre el terreno, ya habitual en una época de crisis que comporta recortes en todos los medios, se traduce en rutinas de trabajo basadas en reproducir comunicados y noticias de agencia, y que en el caso de la crisis del Ébola ha supuesto la ausencia de una visión completa de la situación desde donde se está produciendo”.

“En España, el problema se agravó por la desastrosa política de información de buena parte de las autoridades sanitarias”, afirma Josep Maria Gatell, del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic de Barcelona. Sin embargo, añade, “hemos aprendido lo que deberíamos haber hecho y no hicimos sobre protocolos de actuación ante situaciones de emergencia sanitaria de estas características”.

Nuño Domínguez, redactor de Materia El País, considera que Occidente debe entender el mensaje de fondo tras cada crisis sanitaria, de refugiados, bélica e incluso climática, y es que “la única forma de estar preparados para la próxima pandemia es reducir la inmensa brecha existente entre los países ricos y los países pobres”.

La publicación nace de un debate coordinado en 2016 por Gema Revuelta, directora del Centro de Estudios de Ciencia, Comunicación y Sociedad de la Universitat Pompeu Fabra. Tanto la jornada como el libro han contado también con las aportaciones de la periodista Graziella Almendral, directora de Indagando TV, y de los expertos en enfermedades infecciosas y salud pública Joan Artur Caylà, del servicio de pidemiología de la Agència de Salut Pública de Barcelona, y Elena Ronda, del departamento de medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Alicante.

El cuaderno Debate sobre periodismo científico. El tratamiento informativo del brote epidémico del virus del Ébola se puede solicitar y descargar de forma gratuita desde la página web de la Fundación Dr. Antonio Esteve:

Debate sobre periodismo científico. El tratamiento informativo del brote epidémico del virus del Ébola