El PET-TAC instalado en el Hospital Regional de Málaga dará servicio a toda la población de la provincia

Esta tecnología, valorada en 1,2 millones de euros, es la herramienta más potente en el campo de la oncología

958
Andalucía al Día, PET TC sala tratamiento Málaga

Esta semana ha comenzado la actividad asistencial planificada, a pleno rendimiento, del PET-TAC instalado en la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Medicina Nuclear del Hospital Regional Universitario de Málaga que dará servicio a toda la población de la provincia. El equipo, valorado en 1,2 millones de euros, se suma a los existentes en el Sevilla, Granada, Córdoba y Cádiz.

Su puesta en marcha contribuirá a la mejora sustancial de la asistencia sanitaria a los casi 1,7 millones de residentes en la provincia malagueña, haciendo más accesible esta herramienta diagnóstica. Anualmente, los estudios solicitados de PET-TAC en la sanidad pública andaluza superan los 16.800. En Málaga, se solicitan más de 2.500.

Los PET TAC son actualmente la herramienta más potente que existe en el campo de la oncología. Son equipos de alta sensibilidad y elevada capacidad de resolución, detectando incluso lesiones en torno a 4 mm.; y todo ello, en tiempos de adquisición alrededor de unos 20 minutos.

En palabras de la directora de la UGC de Medicina Nuclear del Hospital Regional, Carmen Puentes, “esta tecnología interviene en todos los procesos de la enfermedad oncológica proporcionando información decisiva tanto en el diagnóstico, como para determinar la extensión y gravedad de la enfermedad, evaluación de los tratamientos oncológicos, y diagnóstico de recidivas.”

La mayor parte de pacientes con procesos oncológicos se pueden beneficiar de su uso; tanto en la etapa inicial del diagnóstico y estadificación – ya que permite distinguir lesiones malignas de aquellas otras que no lo son -, como en la evaluación de la respuesta al tratamiento, o la planificación de la radioterapia.

La utilización de radiofármacos emisores de positrones permite estudiar múltiples aspectos biológicos, como el metabolismo de las células, su actividad proliferativa, o la existencia de determinados receptores en su membrana. En este sentido, la realización de un estudio con trazadores PET/CT (isótopos radiactivos de fluor/glucosa en el 90% de las pruebas, la mayoría de casos) permite completar, en determinadas patologías, una evaluación precoz de la respuesta terapéutica y recidivas, y contribuye a proporcionar al paciente el mejor y más eficaz tratamiento para su proceso.

Así mismo, la realización de esta prueba tiene también aplicaciones en procesos no oncológicos, tales como el diagnóstico inicial de fiebre de origen desconocido, o en la planificación del tratamiento de la epilepsia y en cardiología.

El potente software del equipo permite recuperar todos los estudios de imagen que el paciente se haya realizado – escáner, resonancia, etc. – seleccionar las que más interesen y fusionarlas, ofreciendo a los clínicos enormes posibilidades para informar los estudios.

En la fase de preparación de los pacientes que se van a someter a esta prueba, el personal de enfermería la entrevista para determinar, entre otros aspectos, si el paciente es diabético (en el 90% de los casos el trazador es glucosa marcada con fluor18), ha hecho deporte o ejercicio en las horas previas, o está en ayunas.

Una vez finalizada la entrevista el paciente ingresa en uno de los tres boxes de inyección del radiofármaco, donde debe esperar en reposo una hora tras la inyección antes de pasar a la sala de exploración.

Las actuaciones de adecuación de infraestructuras necesarias para alojar este equipamiento se han realizado sobre una superficie total de 80 metros cuadrados, que aloja la sala de exploración donde está ubicado el PET-TAC, tres boxes de preparación e inyección del radiofármaco, área de control, aseo y sala de instalaciones.

La incorporación de esta moderna tecnología completa la avanzada capacidad tecnológica de Medicina Nuclear en la provincia de Málaga que cuenta en la actualidad con dos unidades de gestión clínica, una en el Hospital Regional y otra en el Hospital Virgen de la Victoria, que se traduce en cuatro SPECT-TAC y una gammacámara, además de las instalaciones de radiofarmacias y laboratorio para el marcaje de células.