El picudo rojo y la procesionaria, a examen en la provincia de Málaga

La Diputación de Málaga ha llevado a cabo actuaciones de control de plagas en los municipios de Carratraca, Colmenar, El Borge y Montecorto

621
Andalucía al Día

La Diputación de Málaga, a través de la delegación de Medioambiente y Promoción del Territorio, ha llevado a cabo desde el final de la primavera y durante los meses estivales la campaña de control de picudo rojo en las palmeras de los municipios de Carratraca, Colmenar, El Borge y Montecorto. Un total de 50 ejemplares se han sometido a tratamiento.

Además, durante la primera semana de octubre, fecha ideal para el control de plagas de la procesionaria, la Diputación ha planificado los tratamientos para más de un centenar de pinos ejemplares en los municipios de El Borge y Carratraca.

Las orugas descienden desde sus nidos al suelo en las características filas indias que les han dado el nombre común de procesionaria. Esta especie supone “una amenaza real para la sanidad vegetal, un verdadero peligro humano, y es altamente dañina para nuestras mascotas”, sostiene la diputada de Medioambiente, Marina Bravo, que ha explicado que la Diputación “ha cumplido nuevamente su compromiso de velar por la salud de las zonas verdes del conjunto de la provincia” con esta campaña de control, una actuación enmarcada dentro del Plan de Concertación y que ha supuesto una inversión de la institución provincial por valor de casi 5.000 euros.

El control de plagas pertenece a un programa estable de la Delegación de Medioambiente de la Diputación de Málaga, al que se adhieren los municipios que buscan financiación para llevar a cabo estas exhaustivas medidas de control.