El post de mierda en Facebook: ¿Cómo hacerlo con garantías?

Un comienzo rompedor, ser políticamente incorrecto y güena gente al mismo tiempo y un final que te coloque como salvador de la humanidad conforman la clave del éxito en un post de mierda.

909
Paulo Coelho, maestro de los post de mierda. Europa Press.

El postureo es fuerte en ti, todo el mundo lo sabe, pero a veces es difícil posturear. Muchas veces no tienes el día y, sin embargo, la gente espera saber qué piensas sobre la vida, el mundo, los cojines, el sofá o el fresquete marinero. Tu público está ahí y no puedes decepcionarle. Desde Andalucía al Día te proponemos una serie de pasos para hacer el auténtico post de mierda.

Comienzo rompedor

Un buen post de mierda tiene que empezar con algo que pienses que es rompedor (se advierte que una cosa es pensar que es rompedor, y otra cosa es que lo sea). Lo cotidiano siempre es positivo, la mirada lejana y racional es infalible. Por ejemplo, si pones “Hoy he visto por la ventana…” no está mal, pero todo el mundo mira por la ventana. Es mucho mejor decir…

“Hoy, mirando el enchufe, me he dado cuenta de lo profunda
que puede ser la electricidad, que todo lo que conduce…”

Sí, con esto la gente pensará: “Jo, esta persona mira los enchufes, es como que muy reflexivo”.

Políticamente incorrecto y güena gente al mismo tiempo

Tu planteamiento tiene que ser el siguiente: Hay que ser políticamente incorrecto, decir las verdades que nadie quiere escuchar y, a la vez, ser güena gente.

Escribamos:

Tema: El hipogrifo noruego.
¿Qué ha pasado?: está como que mega maltratado.
Diagnóstico: Los gobiernos del mundo no escuchan las necesidades del hipogrifo noruego.
Intríngulis: El hipogrifo noruego sufre las consecuencias de un sistema económico injusto, pero denunciar eso implicaría plantearte ciertas cosas. Centrémonos en el hipogrifo, el resto es demagogia y extremismo.

“Hoy, mirando el enchufe, me he dado cuenta de lo profunda
que puede ser la electricidad, de todo lo que
conduce… incluso nuestra forma de vida.

De alguna forma, pasa lo mismo con el hipogrifo noruego.
Todo lo conduce, pero nunca te fijas en él.
Vives muchas cosas gracias al hipogrifo,
igual que vives muchas cosas gracias
al enchufe, pero nunca te has parado a mirarlo.

El (aquí hay que poner una institución, hay que
intentar que tenga algo que ver con el problema, pero si
no lo tiene, tampoco pasa nada. Yo voy a poner “Gobierno”)
Gobierno sigue sin hacer nada al respecto. (…)”

Finaliza tu post de mierda con algo desgarrador

Llega el apoteosis, aquí ya da igual todo. El mundo está contemplándote, no puedes fallar ahora. Tienes que finalizar con algo personal. No tengas miedo de seguir esta conexión lógica: si te pasa a ti es aplicable a todo el mundo. Algo que conecte, algo que reivindique y, sobre todo, algo que te haga quedar como la persona que va a salvar el Planeta Tierra.

“yo siempre he estado con los hipogrifos, no sólo con los noruegos, también con
los suecos. Y les diré una cosa, son criaturas maravillosas que necesitan
nuestra ayuda. Yo ya estoy en ello.”

Y acaba este remate diciendo lo que nadie quiere escuchar:

“Todo el que no esté, será un egoísta, como el resto de la sociedad.”

Et voilá

Ya tienes tu post de mierda. Recuerda: Es absolutamente clave que entres a un tema del que se hable, pero que no haya forma humana de que sea de interés. En caso de que lo tenga, no lo expongas con argumentos serios y viste tu post de mierda con una capa de crema rosita. Recuerda: si das tu opinión, la gente podría criticarte y queremos todo menos eso.

Un ejemplo de post de mierda: Risto Mejide

El comienzo es superchuli, “no busques trabajo”.

El tema es contundente, pero lo trata sin dar ni un solo argumento que podamos meter en alguna de las ciencias científicas-sociales.

Y luego cambia y dice: No uses el verbo buscar, sino el verbo crear.

Además, tiene el detalle de sacar absolutamente de contexto una frase de Diógenes a Alejandro Magno y, buah, tío, cuela.

¿Lo mejor? Esto: “bajada de pantalones eurocomunitaria y lo poco que les importas a los que realmente mandan que, por si no lo habías notado todavía, son los que hablan en alemán”.

Dice eso y, luego, anima a seguir el modelo que han impuesto en la eurozona, precisamente, los que hablan alemán. ¿No es fantástico? Critica una política y luego anima a seguir esa misma política. Sublime. Llega a decir que nos olvidemos de la estabilidad. Vaya, ¡Malditos alemanes!

Si quieres hacer un post de mierda, este es un buen post a seguir.