PP y Constitución: ¿Es el PP constitucionalista?

791

Constitucionalista es un término que se ha creado para refrendar las políticas contrarias al independentismo, no obstante, si tomamos la definición lógica del término constitucionalista, es decir, “que respeta la constitución”, nos encontraremos más de una sorpresa en referencia a la extraña forma que ha tenido el PP de respetar la Carta Magna.

Empezando por el principio, el artículo 1.1 de la Constitución dice que España es un Estado social. ¿Qué quiere decir esto? Significa que a ninguna persona dentro de este Estado nuestro le pueden faltar sus necesidades básicas y, aunque el capitalismo es admitido como nuestra forma de vida, el Estado asume que el capital no llega a cubrir todas las necesidades.

Andalucía al Día, Rajoy PP
Foto Europa Press

No obstante, tras las reformas del PP, susodichas necesidades básicas han pasado a mejor vida, pues la llamada “flexibilidad laboral” ha consistido en reducir al mínimo cualquier tipo de servicio público, así como la cantidad de dinero que tiene cada persona, provocando que haya aumentado el número de personas en riesgo de exclusión social. La posición de este artículo es clave, pues define el resto de la Constitución; todo lo que viene después, legislación incluida, debe de estar acorde a este concepto.

Vean este artículo: 9. 2. “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impi­dan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.”

Viendo el artículo 9. 2, ¿qué dificultades ha “removido” el PP? ¿Cómo puede promover este Gobierno condiciones para la libertad con una Ley Mordaza que nos impide manifestarnos frente a las instituciones? Con el inmovilismo como marca fija en cuanto a las políticas de género, ¿qué obstáculos ha removido para facilitar la participación de las ciudadanas en la vida política, económica, cultural y social? ¿Cómo se facilita la vida cultural recortando el becas universitarias?

Digo más, sabiendo que una de las columnas del Estado es el equilibrio entre patronal y sindicatos, ¿Qué vida económica se facilita perjudicando la negociación colectiva?

Entramos en el capítulo de los principios rectores, que son aquellas bases que guían la forma de hacer leyes. Ahí está el artículo 42, que dice que, si cualquier españolito se fuese fuera, el Gobierno velará para que vuelva a casa. ¡Y no sólo eso! si no que, además, ha de velar por su bienestar económico y social. Al contrario, este es el Gobierno que redujo el Derecho de toda la ciudadanía a acudir a un hospital español si su residencia estaba en el extranjero. Y eso que el 43 dice que se nos reconoce el derecho a la salud. El 44 da acceso a la cultura, pero este será recordado, entre otras cosas, como el Gobierno del IVA cultural. En este apartado también tenemos fomento del deporte (y recorte en las becas ADO) o garantías para la tercera edad y los disminuidos físicos (con su consecuente recorte en la Ley de Dependencia).

Por último, el artículo 128 dice que la riqueza del país está “subordinada al interés general” y mientras que una parte demasiado grande del país vive en lo que se ha dado a llamar “pobreza energética”, las eléctricas han vendido cláusulas abusivas con total impunidad. El 129, y esto es, quizás, lo más impactante, orienta las políticas de empleo a que los trabajadores y trabajadoras lleguen a controlar los medios de producción de la empresa, hacer cualquier comentario sobre esto produce incluso risa.

Nuestra Constitución puede despertar toda clase de sensaciones, ya han visto que parece cosa de soviets el hecho de que, aunque la propiedad privada también está protegida, estamos en un Estado social que debe hacer efectiva la participación económica de la ciudadanía, pero una visión crítica de la misma nos aclara que este Gobierno ha atentado vorazmente contra nuestros Derechos Constitucionales, por lo que cada vez que Rajoy dice que el texto constitucional ha de ser respetado, a mi me dan ganas de arañarme la cara.

Y cobarde, creo que este Gobierno ha sido profundamente cobarde, pues lo único que se han atrevido a tocar es el 135, con ayuda del PSOE, artículo que ahora dice que es preferente pagar la deuda antes de, por ejemplo, cumplir el artículo 1. 1 y ser, efectivamente, un Estado Social. Si de verdad hubiese querido hacer lo que han hecho con legitimidad legal, deberían haber cambiado una Constitución que sólo se recuerda cuando alguien nombra a Cataluña.

¡Qué España esta! No sé yo si lo que quieren Rajoy y sus secuaces es, en realidad, un pacto de Constituciona-listos…

inspirado en una clase de 
Rafael Gómez Gordillo,
profesor de Derecho Laboral en
la UPO