Profesionales del Hospital Reina Sofía animan a actuar a tiempo para prevenir la enfermedad renal en la infancia

604
Andalucía al Día, dia-mundial-del-rinon

Los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía, junto a la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) en Córdoba, han hecho hoy un llamamiento masivo para que la prevención del daño renal durante la infancia cale en la población con motivo del Día Mundial del Riñón, una iniciativa de la Sociedad Internacional de Nefrología y la Federación Internacional de Fundaciones del Riñón que se celebra cada año el segundo jueves de marzo con el objetivo de concienciar a toda la sociedad de la importancia de cuidar la salud de los riñones para preservar la salud general.

Precisamente, el lema de este año ‘Mueve los pies. Que los riñones no detengan tu futuro’, que pone el acento en la enfermedad renal y la infancia, pretende llamar la atención sobre la importancia del buen funcionamiento de los riñones desde edades muy tempranas de la vida como la mejor manera de prevenir la enfermedad renal en la vida adulta. Su detección precoz ayuda a poner en marcha los mecanismos de prevención que eviten la evolución hacia la insuficiencia renal en el futuro.

A la convocatoria de hoy en Córdoba se han sumando la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Mª Ángeles Luna; la directora gerente del Hospital Reina Sofía, Marina Álvarez; nefrólogos, pediatras, nefrólogos pediátricos y urólogos del centro y el presidente de la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) en Córdoba, José María Reifs. Esta actividad se enmarca, como la mayoría de los actos científicos que se celebran este año, en el programa conmemorativo del 40 aniversario del hospital.

Las sociedades científicas han elaborado un nuevo decálogo para la prevención y diagnóstico precoz del daño renal desde la infancia. Los puntos de este documento hacen referencia aspectos relacionados con la detección de la enfermedad renal en la infancia, signos que deben orientar a los padres sobre la presencia de problemas renales así como medidas generales para preservar la salud renal y adoptar hábitos de vida saludables desde la infancia.

Además, con motivo de esta efeméride, el hospital y ALCER participan en otras actividades de carácter divulgativo y social, como la iluminación de color naranja de espacios emblemáticos de la ciudad y del complejo sanitario durante esta noche (la Diputación Provincial –que incluye un acto de encendido con presencia de autoridades locales y responsables sanitarios-, el Hotel Córdoba Center, el monumento al donante y el cartel principal conmemorativo del 40 aniversario del Hospital Reina Sofía que cuelga del Materno-Infantil. Entre el alumnado de Córdoba también se ha repartido camisetas con el lema de este día mundial.

Prevención y control de riesgos

Una de las nefrólogas pediátricas del Hospital Reina Sofía, Montserrat Antón, insiste en que el lema de este año se centra en dos aspectos fundamentales “la detección precoz –la ventaja de contar con un posible diagnóstico prenatal ha ayudado mucho- para enlentecer la progresión de la enfermedad renal crónica y la prevención desde la infancia para controlar posibles factores de riesgo y tener adultos sanos”.

Así, dado que parte de la enfermedad renal en el adulto puede tener su origen en la infancia, “es muy importante centrarse en este periodo si queremos prevenir y aliviar las enfermedades renales”, continúa la doctora. Por ello, insiste en “el control de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular desde la niñez, ya que cada vez es más frecuente ver en las consultas a niños con obesidad e hipertensión arterial que están en la base del desarrollo futuro del daño renal. Hay que limitar las dietas hipercalóricas poco saludables, el exceso de sal en comida y aperitivos, bebidas con altísimo contenido en azúcar, comidas hiperproteicas que están muy por encima de las necesidades reales y cambiar algunos hábitos de ocio por la realización de ejercicio físico”, prosigue.

La pediatra asegura que “es muy importante que la enfermedad renal se detecte en el niño en estadios precoces, ya que con un tratamiento adecuado pueden llevar una vida normal. La necesidad del tratamiento renal sustitutivo nos lo planteamos en estadios avanzados de la enfermedad (diálisis peritoneal, hemodiálisis o trasplante) en función de la edad y del estudio pormenorizado de cada caso”. El objeto principal de los especialistas es “conseguir que los niños con problemas renales estén bien nutridos, se integren a nivel social y escolar y puedan llevar una vida normal como la de cualquier otro niño que no padezca la enfermedad”, apunta la doctora Antón.

Aunque el origen de la enfermedad renal en la infancia es muy variado, las malformaciones congénitas en riñones o vías urinarias que en ocasiones pasan desapercibidas por ausencia de síntomas son la principal causa de la enfermedad renal crónica en la infancia. El resto de los motivos puede tener que ver con enfermedades hereditarias, quísticas y glomerulares.

Actividad asistencial Hospital Reina Sofía

El hospital cuenta con diferentes consultas, tanto para adultos como para niños, que persigue diagnosticar de forma precoz la insuficiencia renal y frenar su progresión. Aunque el daño renal crónico suele avanzar, en los últimos años se han logrado importantes mejoras en la calidad de vida de los pacientes y esto ha favorecido la ralentización de la enfermedad gracias los nuevos tratamientos y cuidados que reciben los enfermos.

La Unidad de Nefrología Pediátrica del Hospital Reina Sofía –adscrita a la Unidad de Gestión Clínica de Pediatría- lleva funcionando más de 20 años. Aquí se atienden anualmente a unos 3.000 niños con enfermedades del riñón, de los que en torno a 300 (el 10%) acude por primera vez remitidos por su pediatra o por otros especialistas.

Los principales motivos de consulta en esta unidad son las infecciones urinarias recurrentes o complicadas, las malformaciones de los riñones y vías urinarias, trastornos vesicales funcionales (problemas del hábito miccional) y enuresis (niños que mojan la cama). El volumen de pacientes que padece una enfermedad renal crónica es mucho menor, y son enfermos que requieren un abordaje y cuidados integrales que incluyen aspectos tan variados como el metabolismo óseo, riesgo cardiovascular, la anemia, la nutrición, el crecimiento y la integración escolar y social.

La transición de los pacientes de la consulta infantil a la de adultos una vez que superan la edad pediátrica es un aspecto fundamental. En este momento conviene vigilar la adherencia al tratamiento (coincide con la adolescencia) y el cambio se hace habitualmente de manera progresiva y coordinada.

Prevalencia Córdoba en adultos

La enfermedad renal puede afectar en la provincia de Córdoba a alrededor de 80.000 personas, de las que unas 500 se tratan con diálisis y, de ellas, 63 se encuentran a la espera de un trasplante en estos momentos. Muchas personas desconocen que tienen esta enfermedad, cuando su riesgo es mucho mayor que el de la población sana de desarrollar enfermedades cardiovasculares y evolucionar a la diálisis o al trasplante.

Actualmente, alrededor del 10% de la población mundial sufre algún tipo de enfermedad renal (y gran parte no lo sabe), con una mayor incidencia en la población adulta-anciana pero también presente en niños y adolescentes. Los últimos análisis en la población mundial señalan un aumento de la incidencia de la enfermedad renal hasta un 17% en los próximos 10 años, siendo reconocida por la OMS como un problema mundial de salud pública.

Los riñones tienen una función vital en el cuerpo humano: eliminan el exceso de líquido y los productos de desecho, equilibran los compuestos químicos, ayudan a controlar la tensión arterial y contribuyen a generar glóbulos rojos y a fortalecer los huesos. Los daños en estos órganos se pueden detectar mediante un sencillo análisis de orina –investigando la presencia de proteínas- o mediante un análisis de sangre que determina los niveles de creatinina.

Actividades ALCER

Al igual que otros años, la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (ALCER) desarrolla hoy actividades repartidas por diferentes puntos de Córdoba y la provincia con la finalidad de ofrecer información y concienciar a la población de la importancia de mantener una aceptable función renal.

Se han instalado mesas informativas –que se decoran con lazos naranjas- en espacios muy transitados del Hospital Universitario Reina Sofía, en el Centro Sanitario Carlos Castilla del Pino, en el Hospital Infanta Margarita de Cabra y el Hospital de Alta Resolución de Puente Genil, así como en los centros de salud de Levante Sur, Poniente y Palma del Río-. A los ciudadanos interesados se les tomará la tensión y se les informará a cerca de la prevención de la enfermedad renal crónica. Las enfermeras de diálisis también llevan en esta jornada lazos naranjas, además del colectivo de taxistas de Córdoba con la colocación de lazos naranjas en sus vehículos.