El Programa de Acompañamiento Escolar, una política efectiva de ayuda a estudiantes con bajo rendimiento escolar

Tras tres años, el programa aporta a sus participantes el equivalente de un 40% de un curso académico adicional en términos de habilidad lectora

506
Foto Europa Press

FEDEA publica hoy un estudio de J. Ignacio García-Pérez y Marisa Hidalgo (U. Pablo de Olavide) en el que se evalúan los efectos del Programa de Acompañamiento Escolar (PAE) desarrollado por el Ministerio de Educación en colaboración con las Comunidades Autónomas entre 2005 y 2012. Se trata de un programa plurianual de educación compensatoria para alumnos de educación secundaria que ofrecía clases extra en pequeños grupos para alumnos con bajo rendimiento escolar procedentes de entornos familiares desfavorecidos.

El uso de este tipo de programas, que está bastante generalizado en los Estados Unidos y menos en Europa, resulta muy atractivo en principio porque está dirigido a un colectivo crecientemente vulnerable en una economía cada vez más globalizada y sujeta a un rápido proceso de cambio tecnológico. Los estudiantes con pobres resultados educativos tienen una elevada propensión al abandono escolar, lo que a su vez incrementa de forma muy notable el riesgo de pobreza y exclusión social en el futuro. Sin embargo, la evidencia sobre la eficacia de este tipo de programas es todavía escasa. Esto se debe en buena parte a la dificultad de estimar su impacto en presencia de fuertes problemas de selección muestral. Puesto que la población seleccionada para participar en este tipo de programas presenta características especialmente adversas, su diferencial de resultados con el grupo no tratado no constituye un buen indicador del impacto del tratamiento.

El trabajo de García-Pérez e Hidalgo utiliza técnicas estadísticas basadas en el cálculo de los llamados propensity scores así como una muestra con información muy detallada sobre estudiantes y centros participantes en los exámenes PISA realizados en el año 2012 con el fin de solventar las dificultades técnicas que plantea el problema y obtener estimaciones fiables del impacto del programa PAE.

Sus resultados indican que este programa tuvo un considerable efecto positivo sobre el rendimiento académico de los alumnos participantes medido por sus notas de lectura en PISA. La probabilidad de situarse en el 25% de la población del centro con peores notas se redujo en media en torno a un 5% para los alumnos tratados y la media de las puntuaciones de lectura aumentó en aproximadamente 12 puntos para dichos alumnos. Dado que PISA estima que un curso académico aporta a un alumno tipo en torno a 40 puntos en estos exámenes, el PAE estaría aportando en promedio a sus participantes en torno a un 30% de un curso académico adicional. Como cabría esperar, la magnitud de los efectos aumenta con el tiempo de participación en el programa. En aquellas escuelas que participaron en el PAE durante al menos tres años, la probabilidad de situarse en el cuartil más bajo se redujo en un 7,5% y las puntuaciones medias de lectura aumentaron en 16 puntos, lo que equivale a un 40% de un curso adicional.