‘Psicogeografía’ o cómo nuestro entorno afecta a nuestras emociones y pensamientos

633
Andalucía al Día, Psicogeografía, Collin Ellardd
Collin Ellard. Foto http://blog.idlab.com.au

¿Por qué prácticamente todos elegimos la misma silla cuando la cafetería está vacía? ¿Cómo nos afecta la organización del lugar de trabajo a nuestro bienestar y a nuestra productividad?
¿Por qué algunas ciudades producen placer y otras aburrimiento o estrés? ¿Cuáles serían algunos ejemplos?

Andalucía al Día, Psicogeografía, Collin EllarddAmor, deseo, angustia, placer, asombro, nerviosismo… A través de la psicogeografía, Collin Ellard nos descubre cuál es la relación emocional y perceptiva que establecemos con nuestro entorno y cómo influye profundamente en nuestros pensamientos, emociones y respuestas
físicas. Aprenderemos que la influencia de nuestra herencia (genética) afecta sobremanera a todos los aspectos de nuestro comportamiento —así, quizás porque nos gusta “cazar sin ser cazados”, preferimos vivir en lo alto de una colina con vistas a la ciudad o sentarnos en una silla de la esquina en clase de ciencias— o que una buena planificación urbanística puede tener efectos beneficiosos en la población, pero una determinada disposición de un barrio y una arquitectura agresiva puede convertir ese lugar en un foco de ansiedad, o incluso de criminalidad.

Entender cómo funcionamos y qué nos motiva puede darnos herramientas para construir un entorno que nos predisponga a sentirnos bien y, por otro lado, evitar que caigamos en “trampas” cotidianas muy bien diseñadas, como por ejemplo en los centros comerciales, donde reina una “desorientación programada” que tiene por finalidad guiar el  comportamiento del consumidor. Un libro revelador que nos hará ver con nuevos ojos el espacio que nos rodea.

Sobre el autor

Colin Ellard, que trabaja en el campo donde neurociencia y diseño arquitectónico y ambiental se solapan, ha publicado sus trabajos científicos en revistas internacionales de Norteamérica, Europa y Asia durante los últimos 25 años y también ha contribuido en la discusión pública de la psicología ambiental a través de su trabajo con museos y diferentes medios de comunicación. Es neurocientífico cognitivo en la Universidad de Waterloo y director de su laboratorio, Urban Realities Laboratory.