¿Qué diría Platón de todo esto?

978

Nuestros tiempos a Platón le hubieran fastidiado sobremanera, el mundo de las sombras y el mundo de las realidades se confunden con todo un enjambre de nombres y actitudes. Siempre que un partido se denomina popular es que tiende a la izquierda por aquello de defender al pueblo, a la villanía normal y corriente. Teniendo lo anterior en cuenta: ¿Ustedes cómo explicarían a un marciano que Partido Popular e Izquierda Unida-Unidad Popular no son entrambos partidos comunistas o, al menos, parecidos? El Partido Popular, en sí mismo, ha demostrado estar muy lejos de parecerse en nada al populacho, vistas las encuestas, tampoco es el más querido -sinónimo de popular para el caso- y, sin embargo, así se llama en el mundo de las sombras. Del mismo modo, Izquierda Unida-Unidad Popular siempre ha dicho ser comunista, ahí su criterio es indudable, pero cada dos por tres vemos en las noticias cómo se pelean entre ellos, por lo que podríamos decir que esta izquierda ni está tan unida, ni son tan unidad.

Luego entramos en PSOE y Podemos. En el mundo real de Platón, el PSOE es socialdemócrata o social-liberal, según le venga el aire; Podemos es un partido socialista clásico, de los de toda la vida. Lo que sucede es que el aire, tan cambiante, nos viene diciendo que el Partido Socialista Obrero Español es un partido socialista, como su propio nombre indica -y ya es decir-, partido socialista de los de toda la vida, mientras que Podemos es un partido sin definición clara, de los de abajo para ir a por los de arriba, ustedes ya saben. Pero al PSOE no le tiembla el pulso a la hora de pactar con la derecha, y Podemos, que es, por supuesto, un partido sin definición clara, digamos que de la gente de abajo para ir a por los de arriba, no ha querido sentarse bajo el paraguas de la seriedad con nadie. A todo esto está Ciudadanos, que quiere ser como los liberales de la Revolución Francesa, pero a la española, diciendo unas cosas muy raras. Todo el mundo pensaba que Ciudadanos iba a plantear cosas que cambiaran la vida de la ciudadanía hacia un sentido más liberal, pero luego ha planteado cosas que influyen más bien poco en la vida de la susodicha ciudadanía, o sea, que tampoco ha sido tan liberal.

Entonces, el lío está en que Pedro Sánchez está en el Partido Socialista sin ser socialista -sino socialdemócrata-; que Pablo Iglesias, que sí que es socialista, no dice que es socialista por el qué dirán; que Ciudadanos, partido liberal, plantea cosas que no influyen nada al Partido Socialista, que las acepta, precisamente, porque no influyen en nada, pero que, a su vez, no son aceptadas por Podemos, a pesar de que en nada influyen.

Esto de ser tan posturitas tiene incluso que cansar.

Con todo esto por delante, sigo pensando que habrá elecciones, por eso Ciudadanos plantea medidas que en nada influyen, pero que gustan, y Podemos no recoge el guante porque eso sería “pactar con la derecha”… A su vez, el Partido Socialista intenta buscar gobierno porque es la última oportunidad que tiene Pedro Sánchez antes de rendirse… Aunque ningún pacto sea verdaderamente viable. Y luego, aparte del todo, el PP, partido amigo de los hedonistas, tan dado al placer, tan regalado al disfrute de las pequeñas cosas: Los pequeños yates, las pequeñas mansiones dúplex en Marbella…

O sea, que Platón, ante esta situación de postureo, de mundo de las sombras, de falta de luz verdadera, se hubiera ido diciendo: “ustedes no serán griegos, pero vaya tela las cosas que se hacen por la espalda…”