¿Qué diría Roy Galán de un serranito?

Creo que pondría algo y luego le daría al enter. El punto y aparte es importante. Es la clave. Es lo intenso.

1069
Portada del libro que va a sacar Roy Galán. Facebook.

Hoy me lo he preguntado. Algo sencillo, pero intenso. He visto su página en facebook, en plan intenso. Y me he dicho: ¿Qué diría Roy Galán de un serranito?

Creo que pondría algo y luego le daría al enter. El punto y aparte es importante. Es la clave. Es lo intenso.

Y aparte.

El serranito es también eso, en cierto modo. Sobre todo si no se lleva a cabo esa extrañeza de quitarle el pimiento.

El serranito es el serranito.

Tiene pimiento.

Esto es un punto.

Y aparte.

Y creo que Pedrerol sería el narrador indicado para este suceso en el que afirmo que Roy Galán hablaría así de un serranito.

Ali oli.

Porque la vida es el bom que esperabas y el serranito hace un bom inesperado.

Aparte.

Creo que decir que el serranito es malo para las arterias es malo para el serranito. Hay gente viviendo del serranito. ¿Tú serías capaz de vivir del serranito? ¿Tendrías el valor de juntar pollo y jamón serrano? ¿Y de gastarte el dinero en ponerlo ibérico?

¿Quién eres tú para juzgar al serranito? ¿Quién soy yo para decir que aquí no va un punto y aparte?

El artículo es profundo. Es normal. Es intenso. Porque la vida está hecha para decir muchas frases. Todas con menos de veinte palabras. Y hablar en el artículo sobre los serranitos del mundo.

Porque el serranito es la metáfora de la vida. Se te queda en las mollas. A veces huele mal. Por tu salud debes limpiarlo. Todo concuerda. Como en la vida. Como en todo lo puro. Menos los puros habanos. Eso es otro rollo. No estamos en eso. Estamos en darle al enter para que nos haga el punto y aparte.

A veces lo pienso y veo a un chico escribiendo cómo mejorar la receta del serranito. Creo que nadie le entiende salvo yo. Yo y tres tíos más. Uno vive en Sudáfrica, otro en Carmona, otro es esquimal. Y dándole al enter. El punto y aparte. Porque el punto y aparte es la vida. Pedrerol. Los chavales en el campo, en Asturias. Fabada antológica. Sidrina. Bimbazo traseril. Y traca valenciana.

Y punto y aparte.

Porque la vida y los serranitos están hechos de puntos y aparte.

Tomate.

Pollo.

Pimiento.

Jamoncito.

Como todo. Cada segundo, cada instante. Bombeando dos órganos al mismo tiempo. Uno es el corazón. El otro eres tú. Soy yo. Somos todos y todas los que somos humanos. Humanos intensos.