Raül Rey: “El Rey es el espectáculo teatral más contundente que he visto en mucho tiempo”

699
Andalucía al Día, El Rey Teatro Del Barrio

Hasta que asistí ayer a la representación de El Rey, había pensado que los que nos sometemos a determinadas experiencias artísticas somos aquellos que tenemos una ideología que va en la misma línea, es decir, los convencidos. La gente de izquierdas o de derechas leen determinados diarios, porque nadie quiere que le amarguen la tostada haciendo que nos planteemos si nuestras creencias son las correctas. De igual modo acudimos a las obras de teatro que nos van a dar la razón. Por eso la capacidad del arte para cambiar el mundo se vuelve a veces mínima. Pero tengo que reconocer con alegría que este no es el caso de El Rey, ya que esta obra es capaz de cambiar convicciones.Parte de un claro posicionamiento, por supuesto, pero es un posicionamiento revolucionario en nuestra sociedad y es capaz de removernos como si se tratara de un terremoto a que asistimos. No podía ser de otro modo teniendo en cuenta que su productora es Teatro del Barrio que, desde su constitución, ha creado un espacio necesario para lo social, lo intelectual y lo artístico.

El Rey es el espectáculo teatral más contundente que he visto en mucho tiempo. Hace gala de una solidez artística que abruma hasta la emoción. Alberto San Juan se consolida en esta obra como un creador imprescindible para nuestra escena. Su texto funciona perfectamente, hace reír al público, incluso cuando toma fragmentos de textos reales, pues realidad y ficción se funden en esta propuesta para desvelar otra realidad que los españoles nos hemos empeñado en ocultar en los últimos cuarenta años. La dirección de San Juan, por su parte, hace gala de un conocimiento del código teatral solo forjado en una amplísima experiencia. Divertidísimos los actores, Luis Bermejo, Guillermo Toledo, Alberto San Juan y Javier Gutiérrez, son capaces de interpretar con total crédito numerosos personajes sin hacer cambios de vestuario ni grandes estridencias.

Alberto San Juan, como viene siendo habitual en sus trabajos en Animalario o en las obras dirigidas por Andrés Lima, se compromete con la sociedad, se entrega a ella, en un gesto generoso que busca un futuro mejor para todos. La obra se vale de los principios de Bertolt Brecht: la estética y los ideales van unidos; no existe linealidad, sino fragmentación; y, quizá lo más importante, se recurre a lo que antes se llamaba distanciamiento y actualmente se conoce como extrañamiento: el público no debe identificarse con los personajes, es decir, se evita la catarsis para permitirnos ser más críticos con esos personajes. Ese distanciamiento se logra a partir de varios elementos: el primero es el humor, presente en toda la obra, un humor que continuamente acaricia a la inteligencia; el segundo elemento imprescindible es la caricaturización: todos los personajes son una caricatura no ya del personaje real, sino más bien del concepto, por ejemplo, el concepto del andaluz cuando aparece Felipe González.

No podemos dejar de mencionar la fuerza estética que preside toda la obra. Desde el minimalismo escénico se consigue un impacto visual potente. El uso de las luces laterales dota a la escena de un expresionismo casi onírico, como esas sombras que se proyectan contra el fondo y bailan en una pared de aspecto industrial, o esa neblina casi imperceptible y aciaga que nos acompaña a lo largo de la hora y media que dura el espectáculo.

El Rey es una obra imprescindible que les hará pasar un rato inmejorable. Dejémosla reinar.