El Real Alcázar de Sevilla acometerá una intervención arqueológica en su entrada por la Puerta del León

471
Andalucía al Día, Consejo Patronato Alcázar

El Consejo del Patronato del Real Alcázar de Sevilla ha mantenido hoy una reunión extraordinaria, presidida por el alcalde, Juan Espadas, en la que se ha informado del proyecto básico para diseñar una recuperación integral del Patio del León, así como para acondicionar de manera adecuada el acceso al recinto palaciego y dignificarlo conforme a la categoría de un monumento que está declarado Patrimonio Mundial por la Unesco. En el encuentro, además, se ha comunicado el resultado del reciente informe de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, adscrita a la Delegación de la Consejería de Cultura en Sevilla, que concreta que, “previamente a cualquier pronunciamiento”, se deberá realizar una intervención arqueológica puntual de las construcciones ubicadas en la zona de la Puerta del León.

Por tanto, se acometerán las excavaciones, dado que esta intervención instada por Patrimonio es condición sine qua non para seguir adelante con la actuación y la eliminación o conservación de construcciones que, a lo largo del tiempo, se han ido levantando justo en la zona que hoy es entrada principal para los visitantes de este monumento.

En concreto, esta entrada al Alcázar por la Puerta del León tiene dos colas (una para el pago en efectivo y otra para las reservas por internet), dos escáneres y dos arcos de seguridad, y la seguridad es prioritaria. Se pidió un informe técnico para colocar un tercer escáner, cuyo resultado precisa que, con la medida de la puerta (anchura de 2,5 metros), no es posible habilitar una tercera cola para aliviar la espera. A su limitada anchura se añade que la del León es también una de las vías de evacuación según el plan de seguridad del Real Alcázar, y que el aforo máximo permitido para el conjunto monumental es de 750 personas tanto por razones de seguridad como de conservación y disfrute de la visita. El resto de puertas, también consideradas vías de evacuación, se utilizan para la entrada de escolares, las visitas nocturnas y la maquinaria –en especial, la que se usa en sus jardines y en labores de conservación y rehabilitación–.

La propuesta elevada ante la Comisión Provincial de Patrimonio está enmarcada en una estrategia de reordenación de los espacios de acceso y acogida de los visitantes desde la Puerta del León, así como la puesta en valor de los distintos elementos que componen el sistema defensivo de este sector del complejo. El proyecto básico –es decir, no es de ejecución ni, por tanto, está cerrado– plantea la recuperación del carácter público del Patio del León como espacio de intercambio entre la ciudad y el Alcázar. Un lugar de recibimiento y acogida de sevillanos y turistas, con acceso libre y previo a la entrada de visitantes al complejo y que, de manera puntual, también podría convertirse en escenario para actividades complementarias.

La propuesta establece lazos conceptuales con la operación arquitectónica hecha en tiempos de Pedro I y que supuso la creación de un espacio unitario y simbólico e intermedio entre el palacio mudéjar y la ciudad de Sevilla limitado por la Portada de la Montería. Se ha valorado la potente escenografía que construyen puertas, torres y murallas medievales y se han analizado las actuales edificaciones de servicio que, con el paso del tiempo, se fueron adosando a ellas, ocultándolas y desvirtuando su carácter monumental.

Estas modestas construcciones, que durante el siglo XX se han visto sometidas a un elevado nivel de manipulación formal y constructiva, difícilmente resolverían las nuevas funciones y requerimientos técnicos relacionados con el acceso, como en la actualidad revela la práctica. La Casa Militar, situada tangencialmente al Patio del León en su ángulo suroeste y con un acceso directo a través de su patio porticado, sí ofrece en sus dependencias de planta baja condiciones favorables para resolver dichas funciones. Mediante la operación planteada, se libera al Patio del León para convertirse en un espacio cualificado de recibimiento y estancia de público previo al acceso al Alcázar.

Las intervenciones propuestas dentro del proyecto básico, además, tratan de pasar desapercibidas, centrándose principalmente en la configuración unitaria del nuevo plano de suelo concebido como una superficie continua y adecuada al carácter de vestíbulo del Patio del León y son compatibles, asimismo, con la conservación de la vegetación existente.

Tras el informe de la Comisión Provincial de Patrimonio, que insta a la intervención arqueológica, se planificarán ahora los trabajos. Los órganos del Alcázar y también colectivos sociales tendrán conocimiento tanto de los resultados de éstos como del futuro proyecto para la ejecución de obras, que de nuevo será sometido al informe preceptivo de la Comisión Provincial de Patrimonio.

“Sabemos perfectamente que cualquier intervención en la Puerta del León es muy delicada, pero también somos conscientes de la necesidad que hay de reformarla, ampliarla y dignificarla, y con los datos que tenemos sobre la mesa es posible”, ha comentado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz. “Las intervenciones arqueológicas, asimismo, nos abrirán la posibilidad de un mayor conocimiento del monumento y en función de su resultado se propondrá una solución u otra. Como ya hemos dicho, se trata de un proyecto a largo plazo, que se diseñará y abordará con total transparencia, aunque aún está en un nivel técnico y, a día de hoy, la única certeza es que hay que dignificar la entrada al Alcázar”, ha concluido.