Reflexiones para finalizar la campaña

481
Foto Europa Press

Cuando entramos en la recta final de la campaña electoral más triste de la historia de la democracia española, habría que hacer algunas reflexiones del por qué se ha dado la situación actual y cuáles son las alternativas reales, y coherentes, que puedan garantizar a los ciudadanos que su voto sirva para algo.

En primer lugar hay que denunciar la actitud de don Mariano Rajoy. Una postura cobarde, mal intencionada y despreciando los intereses de España y de los españoles, por lo que él sólo se ha descalificado ante tan indigno comportamiento al negarse, siendo el partido más votado, a intentar solucionar el problema. Esto es algo que debemos tener muy en cuenta a la hora de pensar a quién NO votar.

La sorpresa saltó con el líder del PSOE. Si alguien ha dilapidado, y con malas formas, el mandato recibido de los ciudadanos en forma de votos, ese ha sido el Sr. Sánchez, candidato “in pectore” a la Presidencia del país. Su escena de sofá con el partido de naranja es un insulto a los que depositaron su confianza en los socialistas. ¡Triste, pero real!. Por supuesto la prensa conservadora, es decir la mayoría, ha intentado presentar como culpables a otros, sobre todo “por no ceder en sus posturas”. Si analizamos someramente la situación originada con el pacto PSOE-C’s, la realidad es que esos acuerdos dejaron poco margen de maniobra, por sus tintes neoliberales, al resto de las fuerzas políticas progresistas para adherirse. Esa es la realidad; otra cosa distinta es lo que los medios informativos interesados han dicho.

Pero centrándonos en la campaña actual, en la infame e indigna campaña, no es de recibo el comportamiento de algunas fuerzas políticas. Vayamos por partes. Algo que llama poderosamente la atención, y que la prensa y medios informativos no dicen, es la enorme deuda que deja el Gobierno del PP, con el Sr. Rajoy a la cabeza.

Este gobierno conservador deja la mayor deuda histórica que se ha conocido en España. Ese dato hay que manejarlo a la hora de coger la papeleta de voto. No entramos en los retrocesos “logrados” por la “gran gestión” en derechos sociales, derechos laborales, pensiones, subidas salariales, cobertura sanitaria, política educativa, precios del consumo, política económica, ridículos internacionales, corrupción generalizada, etc. En todo el retroceso, ha sido evidente, hay un culpable: don Mariano Rajoy, pese a que algunos todavía no quieren verlo. Y decimos que NO QUIEREN. Allá ellos, cada cual que apechugue con lo que le corresponda. No perderemos más tiempo con la formación conservadora, ¡no merece la pena!

Por otra parte, en el seno del supuestamente progresista PSOE, la lucha interna por el control del poder es cada día más evidente. Los/as barones/as han impuesto su hoja de ruta al vapuleado Sr. Sánchez. El PSOE no gasta mucho fósforo mental y así, fuerzan situaciones inexistentes, tan sólo imaginables desde posturas partidistas y demagógicas, como es la comparación Rajoy-Iglesias. ¿De verdad creen que alguien se va a tragar semejante imbecilidad fruto de la diarrea mental de algunos dirigentes socialistas?. ¡Sencillamente ridículo! No se detienen en barras y siguen sin culpar al PP de la casi bancarrota en la que han sumido a nuestro país, del desierto laboral y social en el que los conservadores han convertido a España, de las manipulaciones constantes en la prensa, en la televisión, del sonrojo que produce a los ciudadanos la situación y las palabras de este (des)Gobierno, de la fuga de jóvenes de nuestro país… y de no asumir sus responsabilidades a los correligionarios del Sr. Rajoy. En lugar de ello se han dedicado a atacar las opciones progresistas. Será que piensan que les será más rentable electoralmente; el tiempo lo dirá pero sospechamos que el efecto será el contrario, como si se tratara de un bumeran, que el PSOE pasará a una situación de la que no hay vuelta atrás: ser un partido bisagra. Queda una pregunta en el aire: La postura del Sr. Sevilla, dirigente responsable en el terreno económico del PSOE de apoyar al partido más votado, ¿es compartida por todos los dirigentes de ese partido? Hasta ahora sólo se ha pronunciado en contra, de forma tibia y ambigua eso sí, el Sr. Sánchez pero como sabemos la fuerza que tiene el aspirante a la defenestración dentro de su partido…

Alguien se planteará la opción de votar al partido del Sr. Rivera. Pues para los que no lo tengan claro hay algo sintomático en este partido con vocación desde su nacimiento de bisagra: es un partido que como se dice por nuestra tierra, ni fú ni fá. Lo único que saben hacer, muy bien por cierto, es sentarse y hacerse la foto firmando acuerdos. Y les da igual firmar pactos aunque sea con el diablo. La última ocurrencia del Sr. Rivera ha sido que para apoyar al que sea, es necesario un pacto por la enseñanza. Lo demás, y no es que no reconozcamos la importancia enorme de la enseñanza, no tiene importancia. Pensiones, salud, dependientes, mundo laboral, contratos basura, corrupción, derechos ciudadanos abolidos, hipotecas…. Para los de naranja esos deben ser temas menores. Y por supuesto: tender la mano al PP, a eso si están dispuestos. ¡Es lo que viene siendo la nueva derecha!

Los de la formación morada, Podemos, son la evolución lógica de la izquierda en España: han hecho un esfuerzo (ellos y los de IU) que con toda probabilidad los votantes de izquierda reconocerán en la medida que merece. A pesar de todo adolecen de inexperiencia y de bisoñez política. Esos sarpullidos radicales de los que son víctima de vez en cuando algunos de sus dirigentes sanarán con el tiempo y con la praxis diaria. De todas formas hay algo que sorprende: el reconocimiento honorífico a ZP por parte del Sr. Iglesias. Ese gesto no ha gustado nada a muchos de los que se sitúan en la izquierda ideológica. Lo que no está claro es si es sincero o una estrategia para robar votos al PSOE.

También están desbordados los chicos de Podemos por la “Segunda Campaña Venezuela”, a la que ha tenido la desfachatez de abonarse un periódico que hasta hace algunos años (pocos) mantenía posturas progresistas. La amenaza de ilegalizar a Podemos si se prueba que ha sido subvencionado por los bolivarianos es patética y esperpéntica, además de ridícula y farisaica: recordar el caso Naserio, el caso Filesa, el caso Gürtel, los ERE’s… produce sonrojo a las personas honradas de este país. Por eso, señores del PP y del PSOE, ¡calladitos están ustedes más guapos! ¡Y dejen ya de dar instrucciones a sus medios informativos satélites!.

De todas formas, Podemos tiene pendiente realizar una acción contundente ante tanta acusación gratuita, al menos hasta ahora han sido archivadas todas las denuncias que se han puesto sobre el tema contra la formación morada, y dar un golpe en la mesa para que sean condenados los que juegan de forma falsaria, con la honradez de los demás.

Por cierto, las declaraciones del Sr. “Ansar”, ante las que debería actuar de oficio la Fiscalía General, sobre una posible victoria de Podemos, metiendo miedo en el cuerpo con el ruido de sables son apología del golpismo, un delito muy grave por el que debe ser procesado. Exigimos la imputación judicial de este antidemócrata convencido.

Una última cuestión: todos debemos acudir a votar. La abstención tan sólo favorece los deseos de la derecha. Cuantos menos votos, sobre todo de los jóvenes, el botín de la derecha es mayor. ¿O es que es otro el motivo por el que se ponen tantas chinitas en el camino para poder votar a los jóvenes españoles en el extranjero? ¡Sin eufemismos: emigrantes!.