El Hospital Regional de Málaga ofrece la primera sesión sobre epilepsia a 20 centros de neurología españoles

Este curso on line es una iniciativa de la Sociedad Española de Neurología (SEN) en la que están registrados 800 neurólogos de todo el país

760
Andalucía al Día, Neurologia sesion on line

El Servicio de Neurología del Hospital Regional Universitario de Málaga ha ofrecido esta mañana la primera sesión on line dentro del Curso Integral de Formación que impulsa la Sociedad Española de Neurología (SEN). La sesión, dedicada a los tratamientos antiepilépticos, ha sido impartida por el neurólogo y jefe del servicio de Neurología del hospital malagueño, Pedro Serrano, reconocido experto en esta patología.

Esta plataforma de formación conecta en directo unos 20 nodos que corresponden a diferentes servicios españoles de Neurología, en los que pueden participar hasta 800 especialistas en Neurociencias. Tras la emisión de la sesión formativa, Serrano ha respondido a las preguntas formuladas por los especialistas de los nodos conectados.

Esta es la quinta sesión en la que participan los neurólogos malagueños – y la primera que lo hacen como ponentes – y ha estado dedicada al tratamiento médico – no quirúrgico – de la epilepsia.

Actualmente, existen una veintena de tratamientos farmacológicos para la epilepsia, una buena parte de ellos comercializados en los últimos 20 años. A estos se les conoce como fármacos de tercera generación y se diferencian de los primeros fármacos comercializados por la disminución de los efectos adversos y su capacidad para mejorar la calidad de vida del enfermo con epilepsia.

En palabras de Serrano, “la sesión ha sido orientada fundamentalmente a despertar en el neurólogo general el conocimiento de algunos efectos adversos ‘silenciosos’ de los fármacos antiepilépticos de primera generación que afectan a medio y largo plazo a la calidad de vida.” En concreto, los fármacos antiepilépticos de primera generación pueden alterar el metabolismo del colesterol e influir sobre los factores de riesgo cardiovascular; o provocar la disminución de los niveles de vitamina D y reducción de la densidad ósea, aumentado el riesgo de fracturas en un 50 por ciento.

Asimismo, el tratamiento de la epilepsia en personas con depresión debe ser vigilada de forma estricta por el especialista y ser cautos a la hora de utilizarlos debido a que puede alterar el estado de ánimo, entre otros síntomas, además de las interacciones que se producen entre los fármacos antidepresivos y los antiepilépticos.

La falta de adherencia al tratamiento ha sido también planteada en la sesión ya que el 40% de pacientes con tratamiento a largo plazo no cumple de forma estricta el plan terapéutico. Las consecuencias del incumplimiento terapéutico es el riesgo de la aparición de crisis, y como resultado, un deterioro de la calidad de vida de los pacientes, con un incremento de la atención en urgencias, mayor riesgo de fracturas, o un mayor número de ingresos hospitalarios.

El primer estudio de base poblacional publicado en España en el año 2015 – coordinado por Serrano y patrocinado por la SEN – sobre prevalencia de la epilepsia en nuestro país, EPIBERIA, muestra que la cifras se sitúan en 14,87 casos / 1.000 habitantes, con 5,79 casos de epilepsia activa. En la provincia de Málaga, esto supondría unas 25-30.000 personas con epilepsia y más de 10.000 enfermos con la enfermedad activa.

En primavera, tendrá lugar en Málaga la XIV Reunión de la Sociedad Andaluza de Epilepsia (SAdE), bajo el lema ‘Un cerebro conectado’, cuyo comité organizador preside Pedro Serrano, y a la que asistirán los principales expertos nacionales e internacionales en esta patología.