Rehabilitadora del Hospital Macarena premiada por su libro sobre la disfagia orofaringea

484
Andalucía al Día, disfagia

La especialista en Rehabilitación Paola Díaz ha sido premiada recientemente por la Sociedad Andaluza de Medicina Física y Rehabilitación por su libro ‘No puedo tragar bien, doctor’, una obra dirigida a pacientes en clave divulgativa y a profesionales interesados en obtener información básica que puedan usar en personas con las que trabajen debido a este trastorno.

La doctora Díaz del Hospital Virgen Macarena que pertenece a la Unidad de Rehabilitación intercentros de los Hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío, explica como la idea de su obra “era tener un documento breve con información básica y veraz sobre la disfagia orofaringea, dificultad para tragar, como se sospecha su presencia así como los métodos diagnósticos y terapéuticos a nuestro alcance. Para la comprensión total de la obra además hemos incluido al final una serie de imágenes con ejercicios orofaciales útiles en estos casos”.

Unidad de disfagia orofaringea de adultos y niños

Los pacientes con dificultad para la deglución son tratados en la Unidad de Disfagia Orofaríngea, dirigida por la especialista Paola Díaz del Hospital Virgen Macarena. El 90% de los pacientes que acuden a la consulta presentan dificultades para la deglución debido a trastornos neurológicos u orofaríngeos. La media de pacientes que se llegan a valorar con este problema es de 384 nuevos casos al año de los cuales el 23% son niños.

La disfagia orofaringea es un síntoma que expresa la dificultad para deglutir, puede ocurrir con sólidos, líquidos o con la propia saliva, lo que puede deberse a múltiples procesos patológicos. La disfagia puede provocar desnutrición y/o deshidratación como consecuencia de alteraciones en la eficacia del trasporte del bolo; y neumonía aspirativa e infecciones respiratorias debido a alteraciones en la seguridad de la deglución.

Se trata por tanto de una patología con una prevalencia que puede oscilar entre 30 y 60 % en personas hospitalizadas; 10 a 15 % en pacientes hospitalizados en cuidado crítico, 25 a 50 % en pacientes con trastornos neurológicos, 43 a 80 % en pacientes con enfermedad cerebro vascular, 59 % en pacientes con diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello y un 30 a 40 % en pacientes ancianos, en quienes se considera como un problema crónico común.

En pacientes no hospitalizados su prevalencia alcanza el 15% en mayores de 65años, y puede llegar al 40% cuando los ancianos están institucionalizados o hasta el 90% de los pacientes con enfermedades como la esclerosis lateral amiotrófica.