Review: una serie que hace reseñas de la vida

Se mete con la gente que hace reseñas como ésta, pero qué bien se mete.

943
Fotograma de Andy Daly siendo Forrest MacNeil en "Review", YOUTUBE.

Forrest MacNeil es un intelectualillo de muy baja categoría vestido con americana ancha, el típico pantalón beige que llevaría Martin Prince en los Simpsons, camisa azul celeste de niño bueno, gafas cuadradas y científicas y una corbata de punto. El protagonista de Review es, como ya se imaginan, el típico empollón que, al no tener talento, se metió a hacer reseñas, lo que pasa es que él no hace reseñas sobre cine, televisión o libros, él hace reseñas sobre la vida, por lo que la serie consiste en que los admiradores mandan un tweet diciendo, por ejemplo: Forrest, ¿cómo es ser adicto? Y Forrest MacNeil, que si bien es un empollón, también es un señor muy empírico, tiene que volverse cocainómano para contar qué se siente y hacer una reseña.

Si pensamos en comedias, nos vamos siempre a los nombramientos que Rajoy hace como el que no quiere la cosa, no obstante, en la televisión también suceden cosas apasionantes más allá de Netflix, HBO y las sitcom. Review (emitida en Comedy Central y dirigida por Jeffrey Blitz) es una serie que se mete, entre otros, conmigo (por supuesto, no directamente), pero qué bien lo hace.

Andy Daly (que además la protagoniza) y Charlie Siskel han adaptado la serie australiana “Review with Myles Barlow” para presentarnos un mockumentary (una obra presentada como un documental sobre un hecho ficticio para crear una parodia) hilarante en el que el existencialismo heroico y absurdo de muchos filósofos contemporáneos se da de bruces contra el Sigo XXI. En realidad, Review no sólo hace comedia, también parodia esa visión del posmodernismo sofista en la cual todo tiene que tener un lado bueno y uno malo, como si convertirse en cocainómano pudiera tener algo de positivo.

De esa forma, el bien intencionado Forrest MacNeil va siendo burlado por sus propios pseudo-fans y sus productores, que, simplemente, le toman por el pito del sereno y convierten su intención empírica y bien intencionada en un programa que consiste en hacerle tropelías a una persona, lo cual es también una crítica a la sociedad.

Además de todo lo anterior, han confirmado que habrá tercera y última temporada. Esto quiere decir que todavía quedan ideas, pero que saben que es cada vez más difícil crear algo nuevo, por lo que no forzarán la máquina, como Los Simpsons o Cómo conocí a vuestra madre, todo se acaba en esta vida y mejor acabar bien que no haciendo extraños giros que no hacen sino restar calidad: Review, como las cosas buenas, se irá en la cumbre.