Runner Beginer Chunger, I: Objetivo Tamurejo

Mañana empieza algo verdaderamente duro: El entrenamiento para las carreras de mi pueblo.

1321
Ermita de Tamurejo. Foto de Francis Cabanillas @franciscdm

Al clan Amarillo

¿La carrera? El cross comarcal de Tamurejo, Badajoz, mi pueblo.
¿El objetivo? Menos de veinte minutos.
¿El estado de forma? Curvo.

La carrera tiene unos cuatro kilómetros de esos kilómetros con cuestas y movidas, que más que el Cross Comarcal de Tamurejo parece el final de una etapa de montaña del Tour de Francia. Porque allí somos así: Podríamos haber hecho la vuelta a otra cosa (la Plaza de España, que es así una cosa íntima, por ejemplo), o la carrera Agudo-Tamurejo, que es todo planicie, pero no, nos gustan las cosas que no son para cualquiera, de ahí más de un noviazgo, y no es por faltar.

Agudo, por si no lo saben, es el pueblo de al lado. Un sitio inhóspito para el tamurejano medio, pero venden hielo y eso es un plus, no son mala gente, son del pueblo de al lado.  No vengan ahora a decir que son de un pueblo que se lleva ni medio bien con el pueblo de al lado. Repito: No son mala gente. Cuidao, que yo tengo amigos y amigas que son de Agudo y no pasa nada, a ver si van a decir que soy agudofóbico, no quiero que se me malinterprete.

Escribo el día anterior a empezar no un entrenamiento, sino un fortalecimiento de lo recio, ojo ahí. Antes de salir a correr me he bajado, por lo menos, tres aplicaciones de móvil de esas que te ayudan en todo lo que es el running. La mitad exigían una configuración que si la haces bien te dan el título de Ingeniero Informático en la Universidad de Talarrubias Norte. Total, que coge la aplicación y me pregunta:

-¿Eres pronador o supinador?

Se refería a si piso por dentro o por fuera. Que lo piensa uno y se tiene que parar a reflexionar cómo están las cabezas como para no tener otra cosa que hacer que pensar en si pisa uno así o asá. Talarrubias, que no lo he aclarado, es el pueblo donde está el Hospital de la Siberia Extremeña, comarca a la que pertenece Tamurejo. Si en fiestas te pones malo, te llevan a Talarrubias. Es mejor que Agudo, que no es que no esté en la Siberia Extremeña, que no es que no esté en Badajoz, es que aquello no es ni Extremadura. Qué inhóspito, por favor, qué desapacible.

Mañana primer entrenamiento, el domingo os lo contaré. Será duro, pero estoy preparado. No lo quiero decir, pero lo digo: Voy en plan Arturo el de Valencia, que todos los años dice “no, yo no corro, que estoy que no sé qué y que no sé cuánto” y al final corre, el muy bailaferias, que a la altura de la Ermita va que parece que le está persiguiendo la Guardia Civil.