Sánchez Rubio resalta el carácter “social y participativo” del III Plan sobre Drogas, dotado con 222 millones en cinco años

432
Andalucía al Día, Sánchez Rubio

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta, María José Sánchez Rubio, ha resaltado el “carácter integrador y participativo” del III Plan Andaluz de Drogas y Adicciones 2016-2020, dotado con casi 37 millones anuales y que supondrá un total de 222 millones en los cinco años de este nuevo Plan. La incorporación de la perspectiva social, la población joven y adolescente con las nuevas tecnologías, así como la perspectiva de género son algunas de las novedades que ha destacado Sánchez Rubio en Comisión parlamentaria.

La consejera, que ha comparecido para informar sobre el contenido del plan aprobado por el Consejo de Gobierno, ha señalado que el documento es fruto del trabajo y participación de más de 400 personas profesionales, instituciones, agentes sociales, movimientos asociativos, diputaciones y ayuntamientos de municipios de más de 20.000 habitantes. Una participación que no finaliza con el diseño del plan sino que esta colaboración continuará durante la ejecución y evaluación del mismo, ha matizado.

Para la elaboración del III Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones se han tenido en cuenta algunos aspectos fundamentales de los programas anteriores que se han venido desarrollando en Andalucía desde 1987. En este sentido, Sánchez Rubio ha repasado algunos de estos elementos como el desarrollo de un modelo mixto de gestión entre la Junta de Andalucía, las Corporaciones Locales y la iniciativa social (ONGs). Igualmente, se ha abordado la adicción desde un modelo bio-psicosocial, a través de equipos multidisciplinares con tratamientos individualizados, y se ha priorizado la prevención, además de poner en marcha el Servicio de Seguimiento de Personas adscritas al Programa PEPSA de prescripción de heroína y el Programa Metadona para personas dependientes de opiáceos.

El Programa Ciudades ante las Drogas de Prevención Comunitaria, en el que colaboran más de 300 municipios andaluces, y el apoyo a 13 centros penitenciarios mediante equipos de tratamiento especializados en adicciones, son otras de las iniciativas destacadas por la consejera.

Andalucía cuenta con la red asistencial mejor dotada del Estado español, con 174 centros asistenciales y de incorporación social. Una red con 118 Centros de Tratamiento Ambulatorio, primer nivel de la atención, 7 Centros de Encuentro y Acogida para personas consumidoras activas y 6 Centros de Día para la incorporación social, además de 43 recursos residenciales (23 Comunidades Terapéuticas, 11 Viviendas de Apoyo a la Reinserción, 6 Viviendas de Apoyo al Tratamiento y 3 Unidades de Desintoxicación Hospitalaria).

Centrándose en el actual Plan 2016-2020, Sánchez Rubio ha indicado que el mismo tiene como finalidad atender las necesidades y dar respuesta al fenómeno de las drogodependencias y otras adicciones teniendo en cuenta la nueva perspectiva y realidad de la sociedad. En este orden de cosas ha aclarado que “preocupa mucho” el consumo de personas cada vez más jóvenes, sobre todo alcohol, aunque la edad se ha elevado en los últimos años, pero también la aparición de nuevas adicciones provocadas por las nuevas tecnologías como móviles, Internet y otras.

Medidas del Plan
Para atender las nuevas necesidades, el Plan contiene un Catálogo de Servicios de la Red para la Atención a las Drogodependencias y Adicciones, que garantiza un modelo de atención universal y gratuito e incorpora el tratamiento de nuevas adicciones, en concreto las nuevas tecnologías y el juego patológico. Asimismo, se desarrolla un modelo de intervención preventivo destinado a las poblaciones de mayor riesgo como los jóvenes y adolescentes y las personas en riesgo de exclusión social, y se prevé implantar un Mapa de Recursos adaptado a las necesidades actuales, con una ordenación territorial que garantice una Cartera de Servicios homogénea en toda la Comunidad Autónoma.

En su comparecencia ante la Cámara, la consejera ha informado que una de las novedades del Plan es la creación de un Portal interactivo de Drogas y Adicciones al que podrán acceder profesionales, personas usuarias y la ciudadanía en su conjunto para consultar sobre centros, recursos.

Junto con este instrumento, ha resaltado la puesta en marcha de programas de incorporación social para personas en riesgo de exclusión. En concreto, para este año se destinan algo más de dos millones de euros cofinanciados por el Fondo Social Europeo. La consejera ha hecho hincapié en la vertiente social porque, según ha indicado, el 20% de la población con alguna adicción está, a su vez, en riesgo de exclusión social. En la actualidad, en Andalucía hay 38.694 personas en tratamiento de las que unas 20.000 lo han iniciado este año por primera vez.

Igual énfasis ha puesto la consejera en la incorporación de la perspectiva de género de manera transversal en todas las Áreas y ámbitos de actuación para avanzar hacia la igualdad pero adaptando las intervenciones a las necesidades diferenciales de cada género. En este sentido ha puntualizado que cuando la adicción corresponde a una mujer, ésta “sufre una triple vulnerabilidad que debemos tener en cuenta en el momento de una intervención por parte de los profesionales”, además de sufrir un mayor rechazo social que aumenta si tiene una carga familiar.

Por último, Sánchez Rubio ha reiterado la “importancia del Plan” diseñado para atender y dar respuesta a las adicciones tradicionales y las nuevas que están surgiendo, así como a los nuevos perfiles de personas consumidoras y de formas de consumo.