Save the Children habilita un servicio telefónico de atención a niños, niñas y adolescentes migrantes

173

Save the Children ha habilitado el servicio Helpline, para atender las dudas y necesidades de los niños, niñas y adolescentes migrantes sin referentes familiares en España. El servicio consta de un servicio telefónico gratuito (900 90 75 23) y una página web. Las consultas pueden ser anónimas y son atendidas en varios idiomas: español, francés, árabe, inglés, tamazig y dariya. En España hay un total de 47.500 niños y niñas tutelados por la administración. De ellos, en enero de 2019 había 12.303 que eran migrantes.

Save the Children atiende en España a jóvenes migrantes desde 2015, ofreciéndoles protección y acceso a servicios de diverso tipo tanto en el momento de la llegada a territorio español como durante su proceso de inclusión social. El servicio Helpline tiene también entre sus objetivos proveer información a los profesionales del sector que están en contacto con menores de edad extranjeros.

“Confiamos en que este servicio ayude a acabar con la incertidumbre, miedo y soledad que sufren a su llegada y se encuentran con una administración que no es todo lo acogedora que debería, así como deben lidiar con el racismo y la xenofobia de una parte de la sociedad que ve en ellos delincuentes en lugar de niños”, explica Vicente Raimundo, director de Programas de Intervención en España de Save the Children.

En la actualidad la organización cuenta con personal de intervención con niños, niñas y adolescentes migrantes en Melilla, Andalucía y Cataluña.

Mejora del sistema de acogida

Save the Children quiere también alertar sobre la necesidad de mejorar el sistema de acogida de los niños, niñas y adolescentes migrantes que llegan a España. “En la mayoría de casos viven en centros residenciales, independientemente de que esta medida de protección sea la más adecuada. El mejor espacio para garantizar el pleno desarrollo y bienestar de los niños y niñas es la familia, pero no siempre es posible. Por ello, creemos que el acogimiento familiar debe ser la principal alternativa”, asegura Raimundo.

La organización recuerda que existen diversos modelos para permitir a un niño, niña o adolescente ser acogido por una familia o una persona particular: el acogimiento por parte de su familia extensa, el acogimiento por una familia ajena o modelos de acogida periódica (fines de semana, vacaciones, etc.). “El objetivo debe ser lograr un entorno amigable, estable y de confianza para ellos, y es de especial importancia para la infancia migrante, que debe afrontar dificultades añadidas como el desarraigo, el racismo y las barreras administrativas”, añade Raimundo. La Ley de Infancia y Adolescencia de 2015 (LO 26/2015) introdujo la prioridad del acogimiento familiar respecto al residencial, y regula también la posibilidad de acordar, por las Entidades Públicas, estancias, salidas de fin de semana o vacaciones con familias, de origen o alternativas.

Ante esta situación, Save the Children recalca además que para que se realicen de manera responsable y sostenible, las familias de acogida necesitan ser apoyadas por la administración a través de procedimientos formales de selección y apoyo, que les proporcionen la información y la formación necesaria para que el acogimiento sea sostenible. Ante esta situación, Save the Children está recogiendo firmas a través de su página web para la adopción de procedimientos responsables y seguros para el acogimiento familiar de los niños, niñas y adolescentes migrantes.