Save the Children lanza una campaña por la infancia siria ante la alerta de una nueva crisis humanitaria

El fuerte incremento de las ofensivas militares de todas las partes, en el sur de Siria, ha desplazado a 271.800 personas que huyen de los bombardeos.

80
Esta situación de las últimas 48 horas donde 270.000 personas están huyendo de los bombardeos lo que, según la ONU, puede suponer una nueva crisis humanitaria, coincide con el viaje al campo de refugiados sirios de Zaatari de la actriz Hiba Abouk para dar voz a los miles de niños refugiados que viven en este campo. © Pedro Armestre/ Save the Children

Save the Children lanza una campaña de apoyo a la infancia siria –nuncaseran.org– para pedir a la Unión Europea una mayor implicación en el conflicto de Siria y una mejor respuesta para los niños y niñas refugiados. En estos momentos la situación en Siria ha empeorado tras los combates de las dos últimas semanas. En los últimos 15 días 271.800 personas han abandonado sus casas huyendo de los bombardeos, lo que, según la ONU, puede suponer una nueva crisis humanitaria.

“El desplazamiento forzoso de estas 271.800 personas en las provincias del sudeste de Siria puede convertirse en una verdadera catástrofe humanitaria. Israel y Jordania han cerrado sus fronteras a los civiles que huyen de los ataques. Su situación, especialmente la de los niños, es muy precaria”, ha declarado Andrés Conde, director general de Save the Children.

Esta situación coincide con el viaje al campo de refugiados sirios de Zaatari de la actriz Hiba Abouk para dar voz a los miles de niños que viven en este campo. El campo de Zaatari, uno de los más grandes del mundo, lleva ya seis años acogiendo a los sirios que escapan de la guerra.

Los datos del primer semestre del año sobre el conflicto indican un empeoramiento de la situación de la población que aún vive en Siria y que previsiblemente conllevará el aumento de refugiados en los próximos meses. En los primeros seis meses han muerto 4.759 personas y se han acumulado un millón de desplazados internos.

Casi tres millones de niños dentro de Siria no conocen otra cosa que la guerra. Casas, colegios y hospitales siguen siendo bombardeados más de siete años después del comienzo de la guerra. Incluso en las zonas establecidas como seguras siguen muriendo civiles cada día. Esta realidad ha provocado que más de cinco millones de sirios hayan tenido que abandonar sus hogares y huir a otros países, la mayoría a estados vecinos como Jordania, que actualmente acoge a más de 660.000 refugiados.