Save the Children recuerda que 700 millones de niños y niñas sufren violencia, abusos y explotación

277
Foto www.savethechildren.es

En el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Save the Children recuerda que más de 700 millones de niños y niñas en todo el mundo ven vulnerados sus derechos en su día a día. El informe de la organización Infancias Robadas denuncia que al menos un 25% de los menores de todo el mundo no puede disfrutar de su infancia al no poder asistir a la escuela, vivir en zonas de conflicto o ser víctimas de matrimonio infantil, violencia, abusos o explotación.

Incluso en las zonas establecidas como “seguras” en los conflictos armados, mueren niños y niñas cada día. En Siria, casas, colegios y hospitales siguen siendo bombardeados más de siete años después del comienzo de la guerra. Solo en las escuelas sirias se han registrado al menos 650 casos de ataques o de uso militar de las mismas. Esto se traduce en que casi tres millones de niños y niñas dentro de Siria no conocen otra realidad que la de las bombas y los disparos.

“Es urgente que la infancia deje de ser un objetivo y un instrumento de guerra. Las escuelas deben ser respetadas y consideradas internacionalmente como espacios seguros para los niños y niñas durante los conflictos”, señala Andrés Conde, director general de Save the Children.

En Yemen, el conflicto ha provocado que 120.000 niños y niñas no puedan satisfacer sus necesidades alimentarias a diario, incluso con la ayuda humanitaria. Además, cerca de 85.000 menores de cinco años podrían haber muerto de hambre o enfermedades desde que se intensificó la guerra hace ya casi cuatro años.

Al otro lado del mundo, la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala) es similar a la de un conflicto armado. Esto lleva a muchos niños y niñas a huir solos a Estados Unidos en las conocidas caravanas migrantes. Las maras y las pandillas son en esta región auténticos ejércitos que reclutan menores para ejercer la delincuencia. Los niños en situaciones de pobreza, con desnutrición o procedentes de hogares desestructurados en Centroamérica están más expuestos al reclutamiento y a la violencia de estos grupos, mientras que las niñas son generalmente víctimas de abuso sexual, violencia de género o trata.

Por cuestiones de género y edad, las niñas están doblemente expuestas a que sus derechos humanos sean vulnerados. El matrimonio infantil afecta a casi 15 millones de niñas en todo el mundo cada año, es decir, que cada 7 segundos una niña es obligada a casarse. Esta terrible práctica roba a las niñas su infancia, las pone en riesgo de violencia física y sexual, a menudo las priva de su educación y con frecuencia conduce a un embarazo temprano.

Las graves violaciones de los derechos humanos que se están produciendo en muchos países, han provocado el mayor número de desplazamientos de la historia. En tan solo 16 meses se ha formado el campamento de refugiados más grande del mundo al sur de Bangladés, en Cox’s Bazar. Allí hay, en estos momentos, más de 400.000 niños, niñas y adolescentes en una situación de extrema vulnerabilidad, tras haber huido de una terrible limpieza étnica en Myanmar.

Save the Children señala que muchos gobiernos democráticos que deberían estar cumpliendo la Declaración Universal de los Derechos Humanos, están buscando atajos a nivel legislativo para no tener que rendir cuentas ante sus actos. Por último, un día como hoy la organización recuerda que España aún tiene pendiente acoger al 80% de los migrantes a los que se comprometió en el programa de la UE para la reubicación y reasentamiento. El Gobierno español solo ha acogido a 2.892 personas de las 17.337 acordadas, según datos oficiales del pasado mes de octubre.

Pacto Mundial sobre Migración

El día de los Derechos Humanos coincide con la celebración en Marrakech de la conferencia de Naciones Unidas para aprobar el Pacto Mundial sobre la Migración. Con millones de niños y niñas que han tenido que huir de sus países por la pobreza, la violencia o la vulneración de sus derechos más básicos, Save the Children insta a los gobiernos a que aprovechen esta oportunidad histórica en Marrakech y ratifiquen el pacto. Muchos niños migrantes, especialmente cuando viajan solos, se enfrentan a viajes muy peligrosos. Suelen ser ignorados por los sistemas de atención oficiales y esto les aboca al abuso y la negligencia, sumado a que con frecuencia no tienen acceso a servicios básicos como la atención médica y la escuela. Tan solo como ejemplo, este año España ya ha registrado casi 12.000 niños migrantes que han llegado solos a nuestro país.

“La cita en Marrakech supone un reto global, y la única manera de afrontarlo es trabajando juntos y compartiendo responsabilidades. Este pacto reconoce que todos los niños y niñas tienen derecho a ser protegidos, a tener acceso a servicios básicos y a no ser separados de sus familias, independientemente de dónde vengan o adónde vayan. Si los países dan un paso más y convierten los principios del pacto en acción mejorará la vida de millones de niños migrantes”, concluye Helle Thorning-Schmidt, directora de Save the Children Internacional.