Se consolidan los trabajos del mosaico de la Casa de la Exedra en Itálica

La intervención pretende detener el proceso de degradación del terreno del único pavimento de opus sectile que se conserva casi completamente en Itálica (Santiponce, Sevilla)

37
Casa Exedra italica

El Delegado Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, José Manuel Girela, ha visitado el Conjunto Arqueológico de Itálica para informarse sobre el estado de los trabajos de restauración del pavimento mosaico de la Casa de la Exedra. Estos trabajos que fueron aprobados por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, que preside el delegado, en la sesión del 25 de julio, a instancias de la dirección del Conjunto Arqueológico, debido a que el mosaico presenta un alarmante mal estado de conservación por causa, principalmente, de la exposición a la intemperie y a la naturaleza geológica del suelo, cuyos movimientos naturales han producido desniveles en la superficie del terreno causando acumulaciones de agua.

La denominada Casa de la Exedra constituye un ejemplo único de edificación en Itálica. Del variado y rico repertorio musivario (mosaicos) que conserva esta casa, destaca el conocido como opus sectile, realizado a partir de pequeñas placas de mármol que conforman diseños geométricos, y ubicado en la estancia denominada triclinio, confinado entre muros perimetrales a media altura que aseguran la estabilidad de dicho mosaico. La intervención que se lleva a cabo actualmente en el pavimento que lo sustenta, ha explicado el director del Conjunto Arqueológico, Fernando Panea, es del todo imprescindible para asegurar la viabilidad de la posterior restauración del opus sectile, garantizando una base sólida, nivelada y estable que garantice su posterior estabilidad estructural.

El delegado de Cultura conoció durante la visita que este pavimento está catalogado como uno de los más importantes del conjunto italicense y se encuentra fechado en torno a los inicios del s. III de nuestra era. Con esta intervención se pretende detener el proceso de degradación del mosaico y evitar la pérdida material de sus elementos mediante el uso de materiales reversibles y compatibles con los originales. Así pues, se intentará la recuperación de la obra original con la mínima intervención.