I Edición de los Premios Electroimplícate organizados por el sector electro

962
Andalucía al Día, Premios Electroimplicate

La primera edición de los Premios Electroimplícate se han entregado a una veintena de comercios, personas e instituciones andaluzas por su implicación y compromiso con el reciclaje de pequeños aparatos electrónico (PAE) y la conservación del medio ambiente. Entre los galardones se han reconocido cuatro categorías: al Comercio de Electrodomésticos; a las Cadenas de Electrodomésticos; a personas e instituciones y a los centros educativos.

Los Premios Electroimplícate al Comercio de Electrodomésticos que mayor número de participaciones ha tenido en el sorteo de los cheques regalo, dotados todos ellos con estatuilla, han sido Electro Brasil, en Vícar (Almería); Electrodomésticos La Laguna, en Cádiz; Milar Lucena, en Lucena, Córdoba; Electrodomésticos Suárez, en Granada; Electrónica Olontense, en Gibraleón, Huelva; Milar Esventel, de Jaén; Electricidad Mursa, en Marbella (Málaga); Electroahorro Valverde, de Arroyo de la Miel, en Benalmádena, Málaga; Muebles y Electrodomésticos Angulo, en Camas, Sevilla; La Isla del Tesoro y Electrodomésticos Peñaflor, ambos en Sevilla Capital;

El reconocimiento a las cadenas de electrodomésticos por su contribución en su conjunto al desarrollo de la Campaña, tanto en volumen de recogida, como en participaciones en el sorteo de cheques regalos en sus tiendas, ha recaído sobre Codeco-Milar en Córdoba; Tianelsur-Tien 21 en Sevilla; y Activa Lucas en Málaga.

Por su parte, los Premios Electroimplícate a los Centros Educativos que más colaborado en la difusión de la Campaña, haciendo llegar al alumnado la importancia del reciclaje, han recaído, en ese orden, sobre el CEIP Monteolivo de Castilleja de Guzmán, IES Arroyo de la Miel, en Arroyo de la Miel, en Málaga; y la Escuela Oficial de Idiomas Xauén, en Jaén.

En el apartado de personas o entidades que por su trayectoria profesional han destacado en el Sector Electro, y en su implicación por el reciclaje contribuyendo a un mejor desarrollo y fomento de la campaña, las estatuillas han ido a parar a las manos María Auxiliadora Ordóñez, gerente de Codeco-Millar; José Prat, secretario general de FECE; y José Fiscal, Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

El acto, celebrado en el Pabellón de la Navegación de Sevilla, está enmarcado en la Campaña ‘La Naturaleza no necesita que le echemos ningún cable’, que comenzó el pasado mes de septiembre. Una campaña nacida en virtud del convenio de colaboración suscrito por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de la Andalucía, la Federación Andaluza de Electrodomésticos (FAEL), los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada, ECOLEC, ECOTIC, European Recycling Platform-ERP y RECYCLIA, así como la planta de tratamiento de componentes electrónicos RECILEC.

En el marco de la misma iniciativa, se puso en marcha el sorteo de 300 cheques regalos por un valor de 100 euros cada uno, entre aquellos ciudadanos que acudieran a un punto de venta asociado a FAEL, a depositar residuos de pequeños aparatos electrónicos, o sin uso, en los contenedores FAEL instalados a tal efecto.

Inicio de la Campaña

La citada campaña comenzó el pasado mes de septiembre. Desde entonces, tal y como informan desde la organización, 800 contenedores se han repartido por toda Andalucía entre los comercios adheridos que realizan la retirada de PAE, como marca el citado convenio de colaboración. “De esta forma, más del 80% de la población andaluza cuenta ya con un recipiente naranja donde depositar aquellos pequeños aparatos electrónicos cuya vida útil ha concluido. De allí han ido plantas de tratamiento autorizadas para su correcto tratamiento, descontaminación y reciclaje”.

La principal finalidad de esta iniciativa es “aumentar la cuota de recogida de PAE (Pequeños Aparatos Electrónicos) en Andalucía”. Desde que se firmó el convenio hasta finales de 2015 se han recogido 55.000 kilogramos de estos residuos.

Los suscriptores del convenio e impulsores de la campaña buscan “sensibilizar y difundir el respeto por el medio ambiente entre los ciudadanos y el pequeño comercio”. Actualmente se retiran entre 25 y 30 toneladas al año en los citados comercios.
La campaña también ha incluido objetivos como la “concienciación ciudadana” del daño generado en el medio ambiente por la mala gestión de RAEE (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos) al final de su vida útil, la información y sensibilización a los comercios andaluces sobre esta problemática o la difusión del Real Decreto sobre Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, como base para su correcto cumplimiento por parte de las pymes de electrodomésticos. Además se ha buscado la implantación de “buenas prácticas medioambientales” en el sector y en la sociedad en general.