Selenofobia o fobia a la luna: un mal más común de lo que te imaginas

Algunas personas pueden padecer, incluso, síntomas cuando se nombra la palabra Luna o se muestran imágenes del satélite

898

Con la Superluna de este fin semana, en la que su tamaño y brillo ha llegado a ser un 30% superior al habitual, la mayoría de nosotros hemos disfrutado observándola y fotografiándola. Sin embargo, también se ha puesto de manifiesto el miedo irracional de algunas personas a todo lo que tenga que ver con el satélite de la Tierra. A esta fobia a la Luna se le conoce como selenofobia, tal y como explican desde Eltiempo.es

La selenofobia se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a la Luna. Como ocurre con la mayoría de fobias, es un temor que surge en determinadas situaciones; en este caso, cuando se ve la Luna. En ocasiones, las personas afectadas también pueden padecer síntomas cuando se nombra la palabra Luna o se muestran imágenes del satélite.

Las personas que sufren de selenofobia padecen síntomas relacionados con la ansiedad y los días de Luna Llena éstos se intensifican. Aunque se trata de un miedo irracional, quienes lo sufren se resisten a salir de casa cuando se mete el Sol y todo lo que tenga que ver con la Luna les produce síntomas tanto físicos como psicológicos.

¿Cuáles son las causas de la selenofobia o fobia a la Luna?

Aunque no es fácil dar respuesta a esta pregunta, se piensa que este miedo suele desarrollarse en edades tempranas, alrededor de los 5 años de edad. Las causas pueden ser desde una situación traumática en un momento de la vida o bien porque algún familiar también la ha sufrido.

Tratamiento para superar la selenofobia y el miedo a la Luna

Como en gran parte de las fobias, lo ideal es acudir a un profesional y llevar una terapia.

Estas son las más comunes

  • Técnicas de exposición gradual: A menudo se dice que para superar los miedos hay que enfrentarse a ellos. Nada más lejos de la realidad es así, solo que debe hacerse de forma muy gradual. De forma progresiva, las personas que se expongan a sus miedos irán controlando los temores y reduciendo la ansiedad. En este caso, un primer paso puede ser salir a la calle por la noche y, posteriormente, observar la Luna cuando tenga una baja luminosidad.
  • Terapia cognitiva: En este caso, el paciente no se enfrenta al miedo de forma directa, sino que al paciente se le da toda la información posible para que sepa que la Luna es inofensiva y se trata de algo irracional. El afectado irá recogiendo información de forma gradual hasta que coja confianza.

Si eres una persona que sufre fobia a la Luna o la conocida selenofobia, lo mejor es que acudas a un profesional para que te haga un diagnóstico detallado y valore las pautas y tratamiento a seguir.