Sevilla acoge un workshop de digitalización sanitaria

El encuentro busca soluciones innovadoras que aporten valor en la coordinación asistencial y herramientas para mejorar la accesibilidad del paciente asmático al sistema sanitario.

242

La implantación de las nuevas tecnologías cambiará el panorama de la Farmacia Hospitalaria con una mejora en la gestión de los hospitales, en la accesibilidad del paciente asmático al Sistema Sanitario y en la calidad asistencial. En este contexto, GSK junto con Microsoft y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha organizado en cinco sesiones el Workshop de Digitalización Sanitaria ‘Oportunidades para la Farmacia Hospitalaria’ con el objetivo de analizar en la actualidad el papel de la tecnología en la Farmacia Hospitalaria.

El evento se ha celebrado en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao y ha contado con más de 200 asistentes. Los expertos participantes han destacado que las nuevas tecnologías pueden favorecer el empoderamiento del profesional sanitario, aportar soluciones innovadoras digitales a la Farmacia Hospitalaria y a los hospitales, mejorar la relación entre profesionales sanitarios y pacientes, y ayudar a la medición de resultados en salud y a la toma de decisiones. El Workshop de Digitalización ha expuesto soluciones innovadoras que podrían aportar valor en la coordinación asistencial y herramientas para mejorar la accesibilidad del paciente al sistema sanitario. A su vez, los especialistas han mostrado resultados específicos de la mejora tecnológica en el caso de los pacientes con asma grave con el medicamento biológico mepolizumab o la reciente creación del grupo de trabajo de FH-Digital de la SEFH “FHusiON”.

Para José Manuel Martinez Sesmero, director de Investigación e Innovación de la SEFH, este punto de encuentro es el camino a seguir, ya que “permite a los farmacéuticos de hospital tener la posibilidad de ampliar visiones y perspectivas a la hora de entender las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en el sector salud”. En concreto, Martinez Sesmero considera que los proyectos innovadores pueden ayudar a compartir ‘best practices’. “Creo que conectar y crear ideas se fundamenta en la mejora de los procesos de comunicación y en el ‘benchmarking’, además de en la difusión rápida de las mejores prácticas dirigidas a incrementar la toma de decisiones”.

En este sentido, todas aquellas herramientas que ayudan a mejorar la calidad, cantidad, diversidad, interoperabilidad y valor de los datos de salud son “bienvenidas” en el área de la Farmacia Hospitalaria. “La mejora de los sistemas de información es un asunto capital. Más que una Historia Clínica Electrónica formal necesitamos de gestores holísticos de la información sanitaria y no sanitaria automatizados y con soporte de la inteligencia artificial, garantizando siempre la seguridad en las transacciones de información”, destaca. La llegada de nuevos soportes digitales facilita la medición de los resultados en salud y la toma de decisiones de los evaluadores y gestores en el entorno de la salud. Un ejemplo de ello es el Real World Evidence (RWE), una herramienta que permite recoger y analizar, de manera sistemática, datos de uso de medicamentos en la práctica clínica real.

En palabras de Carlos Crespo Díaz, jefe de Servicio de Farmacia del Área Sanitaria de Pontevedra e O Salnés, Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra y Hospital Salnés, “el RWE es una de las herramientas que será imprescindible para poder ejecutar las decisiones ajustadas a los resultados en salud y por tanto aportará el valor necesario para la sostenibilidad de sistema sanitario y para minimizar la incertidumbre en la calidad, seguridad y efectividad de la práctica clínica”.

Finalmente, el desarrollo tecnológico en la gestión de los datos asistenciales es uno de los aspectos clave para la mejora de la calidad de vida de los pacientes en la Farmacia Hospitalaria. Así lo manifiesta el Dr. Crespo Díaz, que afirma que “la disponibilidad de tecnologías de la información de fácil manejo para los profesionales, gestores y pacientes favorecerá que la asistencia prestada sea la adecuada en cada caso, tanto a nivel individual como poblacional y, por tanto, permitirá que las decisiones a tomar sean aquellas que contribuyan a mejor la calidad de vida de los pacientes”.