Sevilla en 5 canciones que vienen y van de Walter Benjamin

649

Dice Walter Benjamin que hay dos formas de hablar de un sitio: La del que ha nacido allí tiende a un recuerdo de la infancia mientras que, la del viajero que llega, es una mirada descriptiva. Es cierto que el foráneo describe y el oriundo recuerda, no obstante, en el caso de Sevilla, los artistas han ido y venido de estos conceptos:

Que también es de Sevilla.

Manuel Pareja Obragón, autor de la pieza, hace una descripción hedonista de la ciudad. Creo que esto viene en la propia idiosincrasia de una ciudad que se sabe y se disfruta, razón por la que es la primera de este artículo: ¿Habrá otra ciudad en el mundo en la que suceda esto? Rompe de lleno con el planteamiento que hace Benjamin. La sevillana, interpretada aquí -no nos metamos en el cómo- por los Marismeños, es un repaso de virtudes.

Como en casa.

Tote King es un maestro del flow, traducido al clásico, de la métrica. En este caso, Sevilla es un sujeto elíptico que el autor compara con otros lugares del mundo. La Sevilla de la que habla Tote es, por necesidad, rememorativa. Habla desde un yo que expone todos los sitios donde ha estado para compararlo con el lugar al que se refiere, por lo que no tiene escapatoria poética.

Sevilla.

Antes hablábamos de “que también es de Sevilla”, de Manuel Pareja Obregón. Esta canción es de su hijo Arturo. Una canción para la Sevilla bohemia, que ha de ser entendida no como una bohemia francesa (es decir, esencialmente pobre), sino como una isla romántica hecha a la semejanza, pero no a la imagen de Lord Byron. En cualquiera de los casos, el autor navega mentalmente por Sevilla, describiéndola al mismo tiempo.

Yo me quedo en Sevilla.

Pata negra en estado puro. Esta pequeña lista de sevillanos por Sevilla no hubiera estado completa sin ellos. Seguramente es la cara b de la Sevilla que describen los Pareja Obregón, una infitamente más plebeya. Esta es, quizás, más rememorativa y, sin embargo, comparte con Arturo Pareja Obregón una importante carga descriptiva.

El liricista en el tejado.

Hay una rara avis hispalensis más allá de las murallas y Triana y está aquí. SFDK nace en Pinomontano, barrio obrero más allá de la S-30, lo cual marca esta canción de una forma definitiva: “Hazte rico con dos focos y unas pocas semillas”. En este caso, Zatu (como Tote) acude a su memoria a la hora de escribir.

(Bonus) El Rey Al-Mutamid dice adiós a Sevilla.

Sabiendo que íbamos a hablar de artistas sevillanos, esta canción estaba solo a la mitad. Como bien explica Tono Cano en Secretolivo, este tema nace de un poema de Al-Mutamid, A mi cadena. Uno de los personajes más interesantes de esta nueva Andalucía recoge a uno de los personajes más interesantes de Al-Andalus y, con una comprensión magistral del texto, crea una canción sublime, probablemente la mejor de De la Luna y el Sol.