Soléa Morente & Napoleón Solo mañana en el CAAC

La cita mañana miércoles en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla (Ciclo POP CAAC 2018)

135

Todo surgió con un tema. Emergió como por encantamiento “Ya no solo te veo a ti” y eso resultaría ser el embrión de Ole lorelei, el nuevo álbum de Soleá Morente, una colección de pequeñas joyas y joyas no tan pequeñas a medio camino entre la elegancia pop y la espontaneidad flamenca. La hija mediana de Enrique Morente y la bailaora Aurora Carbonell oscila entre uno y otro estilo para cerrar un álbum más ecléctico que su anterior Tendrá que haber un camino (2015), su debut en solitario.

“Ya no solo te veo a ti”, germen de este nuevo disco, fue la culminación de una colaboración pospuesta durante años, la de Soleá Morente con Alonso Díaz, de Napoleón Solo. El resultado deslumbró a ambos, la hija del mito del cante y la figura emergente del indie granadino. Y así surgió un entendimiento estable que convirtió a Alonso en productor del segundo álbum de Soleá, colaborador destacado en la mayoría de sus canciones y artífice de ese punto de sofisticación que envuelve el universo netamente flamenco que corre por las venas de la artista.

No es simple indie lo que respira Ole lorelei, en absoluto. Su estilo viaja del funk con aires de Serge Gainsbourg y Jane Birkin, al setentero r&b de artistas como Las Grecas o se detiene en los autotunes del trap, que se incorporan a una soleá de Bernarda de Utrera con naturalidad. Hace mucho tiempo que el flamenco tiene vida propia, pero la mediana de los Morente no renuncia a buscarle nuevas rutas.

Hay en el segundo trabajo de Soleá una curiosa tensión que emana de su propia dualidad. Dos estilos supuestamente alejados se contagian entre sí: por un lado avanzan los temas pop empapados de cante y por el otro el cante contaminado de pop.