Sólo 1 de cada 10 españoles revisa periódicamente sus oídos

2 de cada 10 españoles afirman no haberse hecho nunca una revisión, ni siquiera con el médico de cabecera, siendo el caso más preocupante el de los jóvenes.

176
GAES_Prueba auditiva

GAES, empresa líder en corrección auditiva en España, se suma un año más al Día Internacional de la Audición, que se celebra este sábado 3 de marzo, con el objetivo de seguir concienciando a la población acerca de la importancia de la salud auditiva, además de apoyar a aquellas personas que padecen problemas relacionados con ella.

A pesar de la importancia que se da al hecho de poder oír correctamente, el oído es uno de los sentidos que menos cuidamos. Según el I Estudio de hábitos de cuidado auditivo, elaborado por GAES, el 89% de los españoles coincide en que presta poca atención a sus oídos y sólo un 10% se revisa periódicamente su audición. De hecho, 2 de cada 10 españoles afirman no haberse hecho nunca una revisión, ni siquiera con el médico de cabecera, siendo el caso más preocupante el de los jóvenes (un 30%).

La pérdida auditiva, un problema de todos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay alrededor de 350 millones de personas con problemas de audición, o lo que es lo mismo, el 5,3% de la población mundial. En España se calcula que un 8% de la población sufre pérdida auditiva, más de 3 millones de personas. “Siempre se había considerado este problema como un trastorno asociado a la edad. No obstante, cada vez hay más personas jóvenes que lo sufren”, afirma el doctor en otorrinolaringología Juan Royo.

Como comenta Royo, la pérdida de audición es un trastorno asociado a la edad, así lo consideran un 70% de los españoles, pero cada vez más personas jóvenes empiezan a notar problemas de audición. Una de las causas más frecuentes de la pérdida auditiva son las infecciones crónicas, sin embargo, cada vez más el exceso de ruido se ha convertido en uno de los principales factores de riesgo.

Hábitos como escuchar música a un volumen alto ha provocado un aumento en la incidencia de la pérdida de audición entre los jóvenes. “Cada vez vemos en las consultas más casos de pacientes, incluso jóvenes, expuestos a elevados niveles de ruido y cuya salud auditiva está empeorando” explica el Dr. Juan Royo. Para afrontar esta situación, los especialistas recuerdan la importancia de proteger nuestros oídos ante agresiones como un ruido elevado y revisar periódicamente nuestra audición.

Los primeros síntomas

Tener dificultades a la hora de seguir una conversación, no entender algunas palabras o escuchar la televisión a un volumen más alto de lo habitual son algunos de los síntomas que pueden alertar de un posible trastorno o pérdida auditiva. Prestar atención a estas señales se convierte en fundamental, especialmente si los afectados son personas mayores.
Uno de los principales riesgos que conllevan los problemas de audición es que pueden acabar desembocando en una situación de aislamiento, ya que influyen en el día a día y en las actividades más cotidianas. Según el estudio de GAES, un 76% de los españoles coinciden en que sufrir pérdida auditiva provoca problemas depresivos y de autoestima.

Ante el más mínimo indicio, lo más recomendable es acompañar a la persona afectada a un especialista, para que le realice las pruebas pertinentes, obtenga un diagnóstico sobre la situación en la que se encuentra el usuario y le ofrezca la solución más adecuada a su estado.

Vivir mejor con una buena salud auditiva

Según el I Estudio de hábitos de cuidado auditivo, aproximadamente un 40% de la población mayor de 65 años sufre problemas de audición. Por ello, tanto la prevención como el diagnóstico y tratamientos precoces son fundamentales para reducir las consecuencias que provoca en el desarrollo de las personas. Para conseguir un oído sano, GAES recomienda:

1. Acudir a exámenes auditivos periódicamente, más aún si se presentan dificultades de escucha.
2. Prestar especial atención a los niños que presenten problemas para comunicarse y que no suelan responder directamente a las preguntas.
3. Tratar las infecciones de oído de manera precoz.
4. No sobreexponerse a sonidos de gran intensidad de manera recurrente.
5. Utilizar protección auditiva cuando se trabaje con equipos ruidosos.
6. Mantener un volumen moderado en los dispositivos de música y ser prudente con su uso.
7. Evitar el consumo de medicamentos ototóxicos sin prescripción ni supervisión médica.
8. Hábitos de vida saludables: llevar una dieta sana y equilibrada y huir del tabaco.
9. En piscinas y playas, utilizar protectores adaptados para evitar que entre agua en los oídos.
10. No introducir objetos en los oídos y, por tanto, evitar el uso de bastoncillos de algodón.

Soluciones auditivas más avanzadas

En la actualidad, la mayoría de problemas auditivos tienen una solución satisfactoria. Entre las alternativas más habituales se encuentran las adaptaciones audioprotésicas, es decir, los audífonos.

La gran evolución de la tecnología en los últimos años ha permitido que hoy en día estos dispositivos ofrezcan una mayor calidad de sonido y un mejor entendimiento de las palabras, además de tener un tamaño más reducido -hasta 3cm o menos- y presentar un diseño más ergonómico y estético.

Aun así, España se sitúa a la cola de los países europeos en lo que a uso de audífonos se refiere, solo superado por Portugal, con un índice de penetración de un 8%. En primera posición se encuentra Dinamarca, donde cerca del 45% de las personas con problemas auditivos utiliza audífono. “Estos datos nos demuestran que aún queda mucho camino por recorrer en materia de concienciación sobre salud auditiva”, afirma el doctor en otorrinolaringología Juan Royo.

Como empresa líder en el sector auditivo en España, GAES ofrece una amplia gama de ayudas auditivas con la más avanzada tecnología y que proporcionan sofisticadas prestaciones, estética y comodidad. “Las ayudas auditivas actuales no tienen nada que ver con los rudimentarios y antiestéticos audífonos que se empezaron a fabricar en la década de los 50. Hoy en día existen ayudas auditivas 100% digitales, que cubren todas las fases de la pérdida auditiva, con una alta calidad de sonido y con circuitos electrónicos de tamaño cada vez más reducido”, afirma Antonio Gassó, director general y consejero delegado de GAES.

Los costes de no tratar la audición

La OMS, en su último Estudio sobre el estado de la audición, afirma que no tratar la pérdida de audición tiene un alto coste económico a nivel mundial. En total, la cifra asciende hasta los 750 mil millones de dólares anuales. Esto incluye los costes para el sistema sanitario –además del coste de los dispositivos de audición-, los derivados de la pérdida de productividad por desempleo y jubilación anticipada, el coste para la sociedad, como resultado del aislamiento social, las dificultades de comunicación y los estigmas, y el generado por el apoyo educativo adicional para los niños y niñas de entre 5 y 14 años con pérdida auditiva.

Prevenir la pérdida de audición mediante la protección contra el ruido y la detección y tratamiento de la otitis media, la detección precoz a partir de revisiones anuales y los servicios de rehabilitación y apoyo en el uso de audífonos son algunas de las estrategias propuestas por la OMS para reducir estos costes.

Origen del Día Internacional de la Audición

El Día Internacional de la Audición tiene su origen en el marco de la primera Conferencia Internacional en Prevención y Rehabilitación del Déficit Auditivo de Beijing en abril de 2007. Para China, este día ha venido siendo el Día del Cuidado del Oído y la Audición llegando, a día de hoy, a ser respaldado por la OMS. La fecha elegida guarda relación con el parecido del número 3 y la forma de la oreja, de manera que, el 3 del 3 representan las dos orejas del cuerpo humano.