Sólo el 25% de las personas jóvenes en nuestro país ha conseguido emanciparse

El 92,9% de las contrataciones realizadas a personas menores de 30 años fueron de carácter temporal

469
Foto Europa Press

El Consejo de la Juventud de España (CJE) ha hecho públicos hoy los datos del Observatorio de Emancipación correspondiente al segundo semestre de 2015. Según este último informe, sólo el 20,5% de la población joven en nuestro país ha conseguido emanciparse, lo que representa una tasa de emancipación un 4,81% inferior a la registrada un año atrás. Es más, el 84% de las personas jóvenes emancipadas comparte piso con dos o más.

Tal y como demuestra el estudio, parece evidente que las principales causas de este
preocupante retraso en la emancipación de los y las jóvenes siguen siendo su frágil situación
en el mercado laboral y las duras condiciones del mercado de la vivienda que resultan
inaccesibles para el nivel adquisitivo de la mayoría de las personas entre 16 y 29 años. Si algo caracteriza el empleo de estas personas, es la precariedad que se traduce en temporalidad, parcialidad y sobrecualificación. Los datos no dejan lugar a dudas. La tasa de paro de las personas menores de 25 años alcanza el 46,2%. En segundo lugar, según datos registrados en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), el 92,9% de las contrataciones realizadas a jóvenes de 16 a 29 años fueron de carácter temporal y los contratos indefinidos sólo representaron el 7,1%. Por último, al hablar de sobrecualificación, nos encontramos con que el 56,6% desempeña trabajos de menor cualificación a la que realmente posee.

Así mismo, el estudio alerta del riesgo de pobreza y exclusión social en el que se encuentra
gran parte de la población joven española. En 2014, el 36,4% de estas personas se
encontraban por debajo del umbral de la pobreza. Las situaciones de exclusión afectaban a
más de la mitad de la gente joven desempleada, a un 56,8%, y al 36,5% de la población joven inactiva. Pero también a las personas ocupadas, en concreto, una de cada cuatro.

Por otra parte, el Observatorio de Emancipación nos ofrece tres datos reveladores de la
dificultad de acceso a la vivienda por parte de este sector de la población: una persona joven
debería destinar el 59,1% de su salario para poder adquirir una casa en propiedad; debería
cobrar un 97,1% más de lo que cobra; y la superficie máxima a la que puede aspirar es de
50,7 metros cuadrados.

Victor Reloba, responsable del Área Socioeconómica del Consejo de la Juventud de España, ha destacado que “un país con gran parte de su población joven en riesgo de pobreza y exclusión Gabinete de comunicación Tel.: 91 701 04 55 E‐mail: comunicación@cje.org www.cje.org jamás podrá avanzar” y ha reclamado “una legislación laboral que garantice un empleo decente, digno y con derechos y un cambio de modelo productivo que base su desarrollo en la investigación”. Así mismo, el CJE denuncia “la falta de políticas de vivienda encaminadas a favorecer un proyecto de vida propio a los y las jóvenes”.