Taller de teatro para el crecimiento personal en Sala Cero

A partir de abril, próxima edición con tres nuevos grupos

632

Potencial Infinito, instituto que tiene como misión contribuir al descubrimiento y realización del potencial humano, en colaboración con Sala Cero Teatro, vuelve a poner en marcha, tras el éxito alcanzado en sus ediciones anteriores, tres nuevos grupos del ‘Taller de Teatro para el crecimiento personal’, nivel iniciación, dirigido a todas aquellas personas que estén interesadas en el desarrollo de sus capacidades y en el crecimiento personal, sin que para ello sean necesarios conocimientos previos en técnicas de arte dramático.

Estos talleres buscan de una forma amena y divertida, y mediante el uso de técnicas y herramientas de aprendizaje en la formación de actores, poner en valor las capacidades de expresión, verbales o gestuales. Una forma de conocerse mejor a sí mismo, para aprender a desarrollar habilidades de comunicación y vencer inhibiciones, lo que ayuda a crecer en la vida, tanto en el ámbito personal o profesional.

Los talleres están impartidos por Pepe Ola, graduado en Arte Dramático en 1990 por el Instituto del Teatro de Sevilla; director, actor y docente en Arte Dramático, así como productor de espectáculos audiovisuales y realizador de castings, con amplia experiencia.

Como actor de teatro ha desempeñado personajes en comedias y tragedias con autores tan diversos como G. Buchner, Molière o Tirso de Molina. Ha sido docente en talleres permanentes de interpretación de Diputaciones y Ayuntamientos, así como en la Escuela de Verano de la Universidad de Cádiz, además de Coach para compañías amateur y actores profesionales.

En la faceta de dramaturgia y dirección, ha creado espectáculos con los alumnos de sus talleres y cursos impartidos (Entremeses de Cervantes, Valle Inclán, etc.) y con compañías profesionales (Hay que pensarlo bien, Las Cuatro estaciones, Gil el Verde). Por último, ha participado en la realización de los castings de las películas Grupo 7, de Alberto Rodríguez o La Voz dormida, de Benito Zambrano, entre otras.