Team Remolón: 5.500 kilómetros remando en solitario por el océano Atlántico

303

Cruzar el océano Atlántico desde las Islas Canarias hasta el Caribe es un desafío para cualquier navegante. Si ponemos al marino en un bote con dos remos, y en solitario, la aventura se convierte en el Talisker Whisky Atlantic Challenge, una de las pruebas más duras del mundo.

El Team Remolón es el equipo formado por los dos únicos españoles que participan en esta travesía, que partió el 14 de diciembre desde San Sebastián de La Gomera (Islas Canarias) y tiene como objetivo llegar a la isla caribeña de Antigua y Barbuda, a mediados de febrero.

Sin embargo, uno de sus integrantes, Jesús de la Torre, abandonó la aventura el 16 de diciembre, tan solo dos días después de arrancar, debido a un golpe en la cabeza. Lo que ha dejado al otro tripulante, Jorge Pena, a bordo de un bote de siete metros y medio de largo por dos de ancho, con 250 kilos de material y provisiones.

Actualmente se encuentra en las coordenadas: 19° 53.00 N, 038° 24.79 W. Esto es, literalmente, en medio del Océano Atlántico. Con sólo dos remos se enfrenta a olas que superan, en muchas ocasiones, los ocho metros de altura, y vientos de más de 120 kilómetros por hora. Cuando arrecia el temporal, como en estos días, lo único que puede hacer es encerrarse en el pequeño habitáculo hermético de la cabina, y dejar que las corrientes y el azar hagan el resto del trabajo, esperando a que le lleven en la dirección correcta.

Jorge aprendió a navegar con apenas cinco años con su padre. Se dedicó a la vela de competición como amateur hasta 2003. Y aunque sabe cómo colocar la embarcación frente a las olas, ha vivido un par de situaciones que lo han puesto en aprietos. “Un día por poco vuelca, y otro se le ha metido un montón de agua en la cabina cuando una ola ha roto encima. Además, avanza con la bomba de achique automática y el piloto automático averiados”, explicaba su sobrina, Olalla Pena, periodista que hace de portavoz del equipo.

Son 5.550 kilómetros en solitario sin ayuda de ninguna vela o motor. El calor, cuando sale el sol es asfixiante, pero no se permite ningún tipo de toldo que pudiera usarse, dado el caso, como vela. Así, sobrevive a base de comida liofilizada, barras energéticas.

Su bote, El Remolón, ya ha cruzado en dos ocasiones el Atlántico, en 2006 y 2009. De madera contrachapada, cuenta con paneles solares y lo último en tecnología náutica.

El desafío comenzó con veintiséis equipos de diferentes nacionalidades. Actualmente, a 14 de enero de 2018, sólo quedan veintiuno en carrera, el resto se han retirado por problemas en sus botes. El Team Remolón ocupa la penúltima posición.

Cuatro de ellos ya han llegado a puerto y el equipo Row 4 Cancer, compuesto por un único remero Mark Slats, batía el día 13 de enero un récord mundial Guinness, al establecer una nueva marca de treinta días, siete horas y cuarenta y nueve minutos. La gesta le ha supuesto una media de veinte horas al día remando, lo que le ha convertido en el solista más rápido para cruzar el océano Atlántico, superando el récord anterior en cinco días.

La aventura continúa. Hasta la fecha Team Remolón ha recorrido 1331 millas náuticas, y está muy cerca del equipo Gullivers Travel, con 1.290 millas náuticas recorridas. Aunque lo más importante no es el destino, sino el desafío del viaje.