Por qué Teatro estrena la versión extendida de ‘Culto a la abundancia’ en Sala Cero

El estreno absoluto de la pieza completa tendrá lugar los días días 19 y 20 de octubre a las 20:30 horas en la sala teatral sevillana

1269
Andalucía al Día, culto-a-la-abundancia

Religión y dinero se mezclan en esta propuesta que nos hace la compañía Por Qué Teatro, donde un ‘pastor extraño’, que venera a Mammón (dios de la riqueza), nos da la bienvenida, nos bautiza y nos ‘ayuda’ a exorcizar nuestros demonios.

Con texto de Javier Berger, dirección de Jorge Dubarry (coautor también del guión) e interpretado por María J. Castañeda, la obra ‘Culto a la abundancia‘ estará en Sala Cero mañana miércoles y el jueves 20 de octubre.

¿Podríamos decir que Culto a la abundancia nació como una obra de teatro mínimo y ya se ha hecho mayor?

María J. Castañeda: Sí. Lo que se va a hacer ahora en Sevilla es estrenar la versión larga. Lo que llamamos ‘Culto a la abundancia volumen II’. Es una versión extendida de 50 minutos de la pieza breve con la que llevamos girando desde hace tres años por festivales, teatros y programas de Diputación. Después de estar trabajando con esta pieza que tenía una duración de 20 minutos, nos hemos decidido a seguir investigando y sacarle todo el jugo que tenía. Lo cual nos facilita también entrar en otro tipo de circuitos donde sí se piden que los montajes o textos sean un poco más largos.

¿Os ha ayudado el rodaje de la obra y la interacción con el público al desarollo actual del espectáculo que presentáis?

Obviamente se han ido aportando diferentes partes y facetas del propio personaje -que es un pastor- y consecuentemente se han desarrollado distintos aspectos que en la versión corta no habíamos tenido la oportunidad de sacar. Aspectos más personales de él, de dónde viene, cuál es su historia, por qué hace este culto al dios de la abundancia, por qué dirige esa iglesia. Y también se ha ido introduciendo mas interacción con el público y algo nuevo como es el elemento musical en directo -sobre el escenario estará Daniel Abad con piano y guitarra acústica- que es algo muy propio de los cultos evangélicos, cristianos o católicos. Así hemos desarrollado la parte musical tras una investigación previa en iglesias australianas y americanas, para poder elegir el estilo que hemos querido llevar.

¿Alguna sorpresa preparada?

En la obra hay ‘un punto de giro’ -que no os puedo contar porque hay que ir a verla para descubrirlo, si no ‘destriparía todo’- y ahí en ese punto tan importante a nivel social es donde radica el giro sorpresivo para el espectador. Javier Berger es el responsable de esa ‘vuelta de tuerca’, que también fue una sorpresa para nosotros, y que al leerla nos dijimos: bueno, y esto ahora ¿cómo lo hacemos?, ¿cómo lo resolvemos? Así, que como digo, no desvelamos nada porque es parte del interés, y parte de la sorpresa que creo que el espectador se va a llevar cuando lo vea.

La obra tiene un contenido social importante

Sí, claro. De todas maneras nosotros a lo que nos dedicamos -y llevamos mucho tiempo haciendo- es a contar historias a la gente. Lo que ocurre es que bueno, tal vez, por nuestro propio pensamiento, y por ser una compañía independiente que hace sus propias obras y escribe sus propios textos -este, como apuntaba antes, de Javier Berger y Jorge Dubarry- tenemos la suerte de poder elegir los temas y las cosas que nos interesan. Entonces sí, tiene un contenido social importante. Es que no entendemos de otra manera el teatro, no por querer tener un discurso político, sino que simplemente la obra te cuenta una historia, pero sí es verdad que los personajes están en un contexto en el que se ironiza sobre la religión, el culto al dinero, el capitalismo… y un montón de fenómenos que están ahora mismo ‘definiendo’ la sociedad en la que vivimos.

¿Terminamos con una invitación a los lectores?

Estáis invitad@s a ver ‘El culto a la abundancia’, a proclamar ese aleluya fuerte al cielo, como esa provocación a los dioses para que nos traigan toda esa abundancia que necesitamos. Y esperamos que vengáis a ver los textos de los jóvenes que estamos haciendo teatro independiente en Sevilla, totalmente producido por nosotros, y que compartáis con nosotros esta aventura y este juego, porque si vosotros no venís, no podemos seguir jugando, y queremos jugar durante mucho tiempo más.