Teatro Exiguo presenta el estreno absoluto de ‘La Rendición de Brenda’ en Sevilla

La obra está escrita e interpretada por Nacho Gómez junto a Almudena Ruiz, Ana Real y Mané Solano. Podrá verse el 11 y 12 de noviembre en el Centro TNT de la capital sevillana

1473
Andalucía al Día, la-rendicion-de-brenda-nacho-gomez

‘La Rendición de Brenda’ es el segundo montaje del actor y dramaturgo Nacho Gómez. Con su compañía Teatro Exiguo se embarca en una historia sobre el absurdo de la guerra y el negocio que hay tras ella.

¿Cómo nace esta historia?

Estaba haciendo un taller de dramaturgia con Luis Felipe Blasco Vílchez y nos pidió una escena improvisada. Nos gustó tanto que dijimos: ‘Esto hay que desarrollarlo porque hay mucha historia por escribir’, y así nació La Rendición de Brenda. Además, en esos momentos estaba leyendo el libro Compañía K, de William March, considerado el primer libro antibelicista de la historia, donde se narra unos relatos de unos soldados de la I Guerra Mundial. Cada capítulo del libro comienza con la inicial de cada uno de los soldados, y cuenta las distintas anécdotas que ocurrían en la batalla. Hay relatos de mucho humor y otros más crudos. Creo que imbuido por esa lectura me salió una historia más militar.

¿Cuál es el argumento?

Son dos personajes, dos ‘pobrecitos’ (Brando y Brenda) que desde la mañana que se hace la declaración de la guerra por parte del presidente de la Nación, irán pasando por su casa una serie de personajes que le van haciendo la vida cada vez más difícil, hasta el desenlace final que no podemos revelar. Y lo que hacemos es una crítica social, con humor y un lenguaje muy absurdo tipo Monty Python o Hermanos Marx, en referencia al negocio que hay detrás de una guerra, riéndonos un poco de eso, pero es una risa que luego se transforma en mueca.

¿Los estrenos absolutos “acarrean” el doble de nervios?

Los nervios nunca se quitan y más cuando es algo que has escrito tú. Siempre, cuando uno es el que escribe, parece que sientes más inseguridad. Si vas con un texto de Shakespeare, por ejemplo, te dices: ‘Bueno, puedes criticar, pero esto lo ha escrito Shakespeare, a mi no me digas nada’. Te puede gustar más o menos, pero el texto está ahí. Al poner en escena algo tuyo siempre hay cierto temor, pero sabemos que funciona porque al final es un tipo de humor que se ríen hasta los niños. Se trata de decir cosas muy naturales y muy normales, pero que son totalmente absurdas. Habrá mucho juego de palabras, mucho equívoco y muchos gags.

Como se suele decir, el humor es el mejor instrumento para hacer crítica social

Creo que es la mejor forma de hacer crítica y la mejor manera de decir grandes verdades. Es lo que hacemos en esta obra. Aunque nos reímos, tocamos muchos temas contemporáneos, e incluso se puede hacer un paralelismo de actualidad en distintos planos como el político. Así que el humor, como decías, es el mejor ‘arma’ para contar muchas cosas. La risa combinada con el ‘hacer pensar’ al público.

¿Qué rodaje o desarrollo previo ha tenido la gestación de este espectáculo?

La primera escena que escribí salió casi ‘del tirón’, que es la segunda de las diez que conforman la obra. Eso fue en noviembre del año pasado. En esos momentos tenía otra obra entre manos, prácticamente escrita, pendiente solo del final, pero esta me emocionó tanto que la dejé aparcada y me centré en ‘La rendición de Brenda’. Así que me puse a escribir como pude, sobre todo por las noches, porque tengo un niño pequeño y no podía ser de otra forma (risas). Y durante meses he trabajado mucho. En la corrección, como es normal, se han caído páginas, vas viendo qué puede funcionar o no, etc… y la verdad es que es un proceso largo pero muy bonito. Se pasa rápido con todo lo que hay que organizar.

¿Qué van a poder ver los espectadores de ‘La Rendición de Brenda’?

En el escenario se van a encontrar una vivienda, una casa de VPO, venida a menos, apenas tienen de nada, ni comida casi, tampoco tienen agua y todo el mundo va entrando. Por escena irán pasando desde el presidente, que hace la declaración de guerra al principio, hasta un jefe de batallón, el médico que hace la inspección médica para darlo de alta, un cura, un abogado, la resistencia -que no es resistencia, sino funcionarios del Estado porque así se aseguran la paga de Navidad-, y ellos irán viendo como todo es un negocio que va en contra suya y que la vida les pasa por encima y los deja tumbados.

Sin olvidarnos de la cantaora…

¡Claro! Una gran voz como la de Ana Real que llevará 20 años con La Cuadra de Sevilla con Salvador Távora, que no irá vestida de la forma habitual, sino más bien de manera peculiar, no vamos a desvelarlo ahora para que sea sorpresa. Y es un personaje que nadie ve, podría ser como la muerte que está siempre presente, pero luego al final de cada episodio hace un cante que resume de alguna manera lo que hemos visto, ya que hace referencia a lo que se ha contado. Son cantes serios que nos hacen pasar del humor a la emoción del cante.

En definitiva, una comedia dramática donde sus protagonistas les harán reír y llorar, pensar y olvidar, entender y opinar. No se la pierdan, la cita, el próximo 11 y 12 de noviembre en TNT-Atalaya (Sevilla) a las 21.00 horas.