Una idea para el foro sobre la no-política

¿Y si limitamos los mandatos en la no-política?

932
Foto del Congreso, donde el elefante se estuvo escondiendo (suponemos que muy hábilmente). Europa Press

Quisiera lanzar una idea al foro, quizás por provocar a quien me adule atribuyéndose una alusión, pero que me parece también una cuestión de Estado, de Comunidad Autónoma, de Municipio, incluso: Versemos sobre la no política.

La no-política es aquella cosa mediana que se sitúa entre la membrana epidérmica del parlamento y el esqueleto del partido, una especie de horrocrux que se hace cuando empiezas a crecer en el aparato y te vas apoyando en gente que sabes que no, que sencillamente no pueden estar ahí porque no todo el mundo vale para todo, pero que han de estar porque si no, no te salen las cuentas.

Muchas veces nos quejamos de la cantidad de representantes que hay en España, pero creo que no es la representación la que se manifiesta incompetente, sino los cargos políticos de gestión: Cargos nombrados por partidos bajo el pseudónimo de la administración sin que se tenga idea de qué se ha de hacer, colocando de esta manera a pseudopolític@s en el único lugar que necesita tecnocracia.

Véase el desconocido número cuatro en la Secretaría de Estado, el anónimo nombre que gestiona una agencia estatal…

Gastando, por supuesto, millonadas; con gestiones a menudo discutibles y mandato cuya limitación ni se cuestiona. Ahí es donde voy, la representación es votada democráticamente; la no-política no. ¿Cómo es que no hemos caído en esa facción de poder que tantas desgracias produce año tras año? Esa persona incompetente que hace que el autobús no llegue a su hora, que el contrato de licitación no salga a tiempo, que el camión de la basura esté en desuso…

Por si fuera poco, estos son puestos habitualmente (cómo no, también aquí hay de todo) que ocupan militantes que más que militantes son fans, por lo que su mayor mérito acostumbra a ser más que una lucha ideológica, una pelea sillológica. Haciéndose aún más grande la brecha entre lo que es y lo que debería ser.

Opine quien se sienta libre, que no es lo mismo que decir “siéntanse libres de opinar”, pero que al caso es como decir: opine respetuosa y cívicamente quien guste, pues dados los recortes en filosofía, libre se siente cualquiera, lanzada al foro está con la más republicana de las intenciones, la repito, por si acaso:

¿Y si limitamos el mandato de aquellas personas que son nombradas a dedo por las personas que ostentan la legítima representación, aquellas que conforman la no-política?