Madalena Boigues: “Si una mujer quiere ejercer esa profesión, debe poder hacerlo, pero no debe verse obligada”

La participante hispano-portuguesa repasa lo que, hasta ahora, está siendo MEU Madrid.

2388
Andalucía al Día, MEU Madrid
Magdalena Boigues

Magdalena Boigues ayer dio que hablar en la comisión parlamentaria por un debate arduo con una representante el Partido por la Independencia del Reino Unido, hoy nos atiende en uno de los pocos descansos que tiene el ostentar un cargo en este Bruselas de Madrid.

¿Qué te está pareciendo MEU Madrid?

Me está pareciendo una experiencia muy interesante porque a través de este modelo podemos conocer mejor el funcionamiento de la Unión Europea y adentrarnos en un tema controvertido (“Comercio del entretenimiento para adultos”) del que se habla poco en la vida cotidiana.

¿Crees que el hablar de este tema concienciará a los y las participantes del Modelo?

Por supuesto, como he dicho antes, es un tema sobre el que no estamos acostumbrados a debatir ni del que estemos especialmente informados. Creo que muchos de los participantes, antes de llegar al modelo, ni siquiera tenían una opinión formada al respecto y, por lo tanto, de esta forma han podido investigar las posiciones de varios partidos y, en consecuencia formar su propia opinión.

¿Dónde ves tú la raíz del problema?

Creo que la raíz del problema reside en que hay una legislación en muchos de los países miembros de la UE que no se adapta a la realidad. En muchos países de la Unión Europea se piensa que el hecho de que sea ilegal va a hacer que la prostitución deje de existir y no es así. Otro de los problemas reside en la educación, infelizmente parte de la sociedad sigue pensando que es normal pagar por sexo, y ese pensamiento solo se puede cambiar con educación.

¿Cómo es ser hispano-portuguesa y representar a Países Bajos?

Es complicado, hay que tener en cuenta que la realidad portuguesa y española en cuanto a prostitución es parecida, por lo tanto, en los Países Bajos es distinta: Una de las cosas conocidas, supongo que lamentablemente, de los Países Bajos, es ese turismo sexual. Si pensamos en Ámsterdam, se nos viene a la cabeza el Barrio Rojo. Es cierto, que en los Países Bajos hay una legislación bastante definida y sin embargo, en España o Portugal esa legislación se limita a legalizar por lo que no trata el tema de raíz. He tenido que estudiar la posición del partido que me han asignado para poder defender bien el papel. Es difícil, pero me gusta.

Hablemos de la Member of European Parliament (MEP) Madame Boigues, ¿Ve posible una directiva que solvente el problema de raíz?

No, en esta directiva no está contemplada la educación sobre este tema. Lo que propone la directiva que estamos trabajando es lo que yo llamo una solución a corto plazo si tenemos en cuenta que la mayoría de las prostitutas no lo hacen voluntariamente.

Y. según usted, ¿cómo atajarlo, cómo educar, hacia dónde ir?

Tenemos que hacer ver a la sociedad que no se compra la voluntad de las mujeres, pero si una mujer quiere ejercer esa profesión, debe poder hacerlo, pero no debe verse obligada. Eso es lo difícil de entender. Hay países en los que piensan que negando la existencia el problema se acaba, tenemos que legislar para que las trabajadoras sexuales tengan derechos laborales y sociales como cualquier otra ciudadana. Son tantas cosas qu no sabe una por dónde empezar…

¿Y qué piensa de posturas cercanas como la de la comunista irlandesa Ana Abade, que trabaja en su comisión, es posible el acuerdo?

No hay una respuesta a esta pregunta, hay varias. En algunas de las enmiendas, hemos trabajado con esta MEP porque coincidimos en que lo importante es la protección de las mujeres y los Derechos Humanos. Los europeos nos han votado para que dialoguemos sobre los problemas que les preocupan y si desempeñamos con responsabilidad nuestros cargos contribuiremos a una Unión mejor.

¿Ayer veíamos un rifi rafe entre usted y la diputada del Partido por la Independencia del Reino Unido, con ella también tiene que haber diálogo?

De momento el Reino Unido sigue en la Unión Europea, por lo tanto tenemos que dialogar sobre los problemas de los 28 por mucho que la salida sea inminente, aunque parece que la diputada está más preocupada por asuntos que no incumben las comisiones.

Gracias, Diputada.

A ti.