Profesionales del bloque quirúrgico del Hospital Regional evalúan sus conocimientos con un robot de última generación

El simulador, una réplica de un varón adulto a tamaño real, permite reproducir casos de riesgo vital en quirófano para el entrenamiento de anestesiólogos

573
Andalucía al Día, curso simulacion anestesia

Un total de 20 profesionales del bloque quirúrgico – anestesiólogos, médicos residentes de la especialidad y enfermería – han participado en un taller de simulación en situaciones críticas en el entorno quirúrgico, organizado por la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Anestesiología, Reanimación y Terapia del Dolor del Hospital Regional Universitario de Málaga.

El director de la UGC de Anestesia y coordinador del Bloque Quirúrgico, Juan Carmona, coordina este taller en colaboración con la empresa biofarmacéutica MSD para el desarrollo de actividades formativas dirigidas a profesionales sanitarios.

El área quirúrgica del centro ha acogido este seminario cuyo objetivo es reproducir situaciones clínicas críticas en el entorno quirúrgico mediante un simulador robótico, que reacciona de forma similar al ser humano en determinados procesos patológicos, de esta manera el participante puede actuar en entornos similares a la realidad y adquirir destrezas en situaciones clínicas complejas, en un contexto de trabajo en equipo donde se fomenta la autocrítica y el feedback.

Para este taller, se ha utilizado uno de los mejores simuladores humanos de última generación clínica para el aprendizaje que existe en el mundo – el modelo Simman 3G – capaz de reproducir un amplio abanico de funciones fisiológicas. Así, el robot – del tamaño real de un adulto – es capaz de detectar la calidad y efectividad de una reanimación cardiopulmonar, o reconocer fármacos administrados, reproducir el efecto de éstos, reproducir signos vitales, etc.

Para el subdirector médico y responsable de Calidad Asistencial del Hospital Regional, Francisco Rodríguez, “para los profesionales sanitarios del entorno quirúrgico es prioritaria la seguridad del paciente y la excelencia en su práctica diaria, por eso han de estar totalmente alineados para crear una cultura de seguridad y de excelencia profesional”.

El modelo formativo de profesionales sanitarios, mediante la utilización de nuevas tecnología como estos simuladores robóticos, ha demostrado que este tipo de entrenamiento no solo refuerza el trabajo en equipo, sino que también mejora el conocimiento práctico del profesional y la seguridad del mismo al abordar casos clínicos complejos.