Unidos Podemos reclama un cambio de modelo agrícola que cree más empleo

553
Andalucía al Día, Teresa Garcia UP agricultura

La cabeza de lista al Senado por Sevilla de la candidatura Unidos Podemos por Andalucía, Teresa García, ha participado esta mañana en la Jornada “Agricultura andaluza: ¿Hacia dónde avanzar?”, que ha tenido lugar en la Casa de la Cultura de la localidad sevillana de Los Palacios y Villafranca.

García ha señalado la situación actual como punto de partida, que está basada en tres problemas fundamentales del sector: la insostenibilidad social, económica y ambiental. A partir de este diagnóstico, la candidata se ha referido a la “necesidad de un cambio de modelo productivo”, más respetuoso con el medio ambiente, que genere un empleo más estable y contribuya a la soberanía alimentaria de nuestra tierra.

El primer punto al que ha hecho referencia es el de la creación de empleo, hecho que se produce fundamentalmente en las pequeñas y medianas explotaciones, así como en las cooperativas. Como contrapartida, las fincas públicas generan un empleo por cada 415 hectáreas.

García se ha referido al desempleo en el sector de la agricultura como indicador de la “insostenibilidad social”. En este sentido, las tasas de paro en la agricultura superan el 41% de media en Andalucía, si bien en la provincia de Cádiz alcanza el 62%. Los motivos son la excesiva especialización y temporalidad por zonas y el bajo desarrollo de la ganadería, actividad que genera un empleo más estable.

El descenso continuo de los precios y el constante ascenso de los costes han venido convirtiendo la actividad agrícola en “insostenible económicamente”, según ha señalado Teresa García.

Finalmente, la cabeza de lista al Senado por Unidos Podemos por Andalucía se ha centrado en los factores que llevan a la insostenibilidad ambiental. El crecimiento incontrolado de los regadíos ha agravado los problemas de falta de agua en el medio rural. Por otro lado, la contaminación de aguas con nitratos y fitosanitarios, así como la resistencia de las plagas a los fitosanitarios y antibióticos. Por último, el cambio climático ha variado las floraciones.