Unos 1.400 jóvenes se forman en reanimación cardiopulmonar en el Día Europeo de la Parada Cardiaca

239

Unos 1.400 jóvenes, alumnos de Educación Secundaria y Bachillerato de diversos colegios e institutos malagueños, han recibido formación en reanimación cardiopulmonar dentro de unas jornadas formativas con motivo del Día Europeo de la Parada Cardiaca, que se celebran este viernes en la UMA y que están coordinadas por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061.

La Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha organizado, junto a la Delegación de Educación, el Colegio de Médicos, la Universidad de Málaga y el Plan Nacional de Reanimación Cardiopulmonar, esta sesión de formación en la que han sido entrenados por docentes que participan en esta iniciativa de forma voluntaria y que pertenecen al 061, Hospital Regional y Virgen de la Victoria de Málaga, los distritos sanitarios de Málaga-Guadalhorce y Costa del Sol, la Asociación Expaumi, el plan nacional de Reanimación Cardio-Pulmonar (RCP), el Colegio de Médicos de Málaga y su Escuela de RCP, el SAMU, los Bomberos y Cruz Roja.

Además, dentro de las actividades programadas, los profesionales del 061 han visitado la guardería de la Universidad de Málaga e impartido formación en reanimación cardiopulmonar a los cuidadores de este centro. También han dado consejos sobre cómo detectar y actuar ante situaciones de emergencias de forma adaptada a los 40 niños de entre tres y cuatro años de esta guardería.

Con esta iniciativa, la Consejería de Salud pretende aumentar el número de personas que conocen cómo actuar ante estas situaciones para poner en marcha la cadena de supervivencia en el menor tiempo posible. El Consejo Europeo de Resucitación ha calculado que más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en Europa si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas que tienen en países referentes como Países Bajos o Suecia.

La Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha formado desde entonces a 2.800 malagueños, entre primeros intervinientes en las situaciones de emergencias y alumnos y profesionales de la comunidad educativa.

Las recomendaciones internacionales indican que una de las estrategias para disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorespiratoria es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, y que han demostrado que aumentan la supervivencia en estos casos.