Urbanismo realiza una inspección de la accesibilidad en torno a los centros educativos

407
Andalucía al Día, accesibilidad colegios

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Gerencia de Urbanismo dependiente de la Delegación de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, en coordinación con la Delegación de Participación Ciudadana, Educación y Edificios Municipales y los distritos está realizando este verano por primera vez un diagnóstico sobre las condiciones de accesibilidad y las reparaciones de la vía pública existentes en las entradas de todos los centros educativos de la ciudad.

Tras esta evaluación, concluida antes del inicio del curso escolar, se inician dos fases de actuaciones. Por un lado, han comenzado actuaciones menores de reposición de acerados o de arreglo de desperfectos en 118 colegios, de los que ya se han concluido las adecuaciones en 21 de ellos, principalmente en los distritos Norte, Sur y Macarena, como en el Mariana Pineda, el Joaquín Turina, el San José Obrero o el Pedro Garfias. En una segunda fase, se diseñarán los proyectos de inversión para suprimir las barreras arquitectónicas o problemas de accesibilidad detectados durante estos trabajos.

Este proyecto, que se ejecuta desde el pasado mes de julio se enmarca dentro del contrato de Conservación de viarios dividido en dos lotes para las distintas zonas de la ciudad y que tiene en esta ocasión entre sus actuaciones programadas la realización de esta revisión completa y de las reparaciones menores que puedan surgir para garantizar un buen acceso a los centros escolares.

En todos los centros evaluados se han analizado los pavimentos de las calles y zonas de acceso a los colegios, tanto las de las entradas principales como de las secundarias y salidas de emergencia. Se trata de detectar la existencia de baches, hundimientos, roturas, desplazamientos o faltas de losas, afecciones de las raíces de los árboles, así como de comprobar que las dimensiones de los acerados son las convenientes.

Del mismo modo, se han evaluado las condiciones de accesibilidad de los espacios, el estado de los alcorques y de los distintos elementos de mobiliario urbano, las condiciones de los pasos de peatones y las posibles deficiencias en los registros de los servicios.

Con todo este análisis detallado en los tramos de viarios y los espacios públicos en los que se localizan los accesos a los centros escolares, se han diseñado las actuaciones de mejora necesarias que en una primera fase afectan a las reparaciones de las deficiencias que se hayan apreciado en el pavimento, los alcorques, los marmolillos, las barandillas y los bancos. En una segunda fase se intervendrá en medidas que garanticen la accesibilidad universal y en la supresión de las barreras arquitectónicas.