Vendo patria (solo para despiece)

193

Esto es lo que tenemos, una patria preparada para destrozarla. Una patria diseñada para que los partidos nacionalistas se lleven una mayor tajada de la que les pertenece y así mejorar sus comunidades autónomas correspondientes en detrimento del resto de los españoles. Es lo que ha hecho nuestro nuevo presidente D. Pedro Sánchez, que para conseguir su trono nos ha vendido a las minorías parlamentarias prometiéndoles el oro y el moro sin saber que tendrá que presentar esas medidas ante el Congreso de los Diputados y el Senado.

Según se cuenta en los mentideros de las redes sociales y por las diversas webs hay más promesas que las que se cuentan. Dicen que los nacionalistas vascos, además de exigir que no les toquen los presupuestos generales, quieren que el gobierno les dé luz verde para empezar con el proceso de autodeterminación, cosas del PNV y BILDU, y, cómo no, dicen que también quieren el acercamiento de los presos de ETA a las cárceles vascas. Otras promesas han sido, o eso dicen, que el señor Sánchez tenga un diálogo abierto con los nacionalistas catalanes y, agárrense donde puedan, que la fecha para convocar las elecciones generales sea contra más lejos mejor, así la corporación naranja perderá fuerza, ya que se baraja que C’s podría conseguir la presidencia si fuésemos a las urnas en otoño.

Pero esto que les relato es un empezar. El PDeCAT ya ha exigido la liberación de las cuentas del gobierno catalán y que se retire el decreto que facilita la salida de empresas. Y como es de suponer exigen la retirada del 155 y la puesta en libertad de los mal llamados presos políticos así como el regreso de los prófugos que campan por Europa. Como pueden entender son exigencias muy lógicas, pero bajo el criterio de los nacionalistas. Lo que ya es el colmo es la actitud de la formación morada, que no solamente exigen, sino que además amenazan para formar parte del nuevo gobierno, ya que un gobierno con ochenta y cuatro escaños es muy inestable, así que ellos (los morados) son la solución para evitar dicha inestabilidad. No me extrañaría que el señor Iglesias exija, entre otras cosas, la vicepresidencia por segunda vez, será porque él se lo merece. Lo que sí se sabe es que quieren la equiparación en los permisos de paternidad/maternidad, algo que es muy importante e imprescindible, y la subida de las pensiones según el IPC, cosa que no es moco de pavo aunque a mi parecer esa cuantía me es escasa para los pensionistas. Pues estas dos medidas ya han sido exigidas para que se solucionen en la primera reunión del presidente con su nuevo ejecutivo. Además, según cuentan en los mentideros, Iglesias quiere el control de RTVE y de la agencia EFE, algo muy propio de dictaduras eso de controlar los medios públicos de comunicación, y no sólo las cadenas nacionales, sino también las autonómicas, todo listo para el propagandismo.

Y dígame señor Sánchez, ¿cómo pretende cumplir sus promesas? porque si no se baja los pantalones (y qué me gusta esta expresión, digo) con Podemos no tendrá fuerza en ningún sitio, pues ya se le ha advertido que si ellos no entran en su gobierno los tendrán como otro más de la oposición y, así, no irá muy lejos. Y aunque formen parte de su gobierno le será muy complicado cumplir con ciertas promesas que no está en su mano poder hacerlas efectivas, porque por muy presidente del gobierno que sea usted no manda sobre el poder judicial, y el tema de acercamiento de terroristas y la puesta en libertad de los indepes pues no depende de usted. Yo de usted convocaría las elecciones para después del veranito, échele cuenta a Felipe González y a Alfonso Guerra, que de política están más puestos que usted, segurísimo. No quiera ser presidente gracias a una herramienta constitucional e inténtelo con el voto de la democracia en las urnas, porque si no lo veo compartiendo cama con otro partido que tampoco se merece gobernar.

Ya ven, tendremos que cambiar la frase en nuestros cánticos reivindicativos, ya nos olvidaremos de Mariano, que esto se nos va de las manos y pasaremos a Sánchez, elecciones generales cuanto antes, porque señores Mariano tendría que haber dimitido y haber convocado elecciones generales, que si hubiese mandado disolver su partido habría sido el sumun de la dignidad y la coherencia, pero ya ven, los tiene más gordos que el caballo de Espartero, y le pesan muy a nuestro pesar, y vaya que sí le pesan.

Ya sólo nos queda contemplar, cómo España se rompe en manos de los partidos que no son capaces de ganar en una elecciones lo que han conseguido con artimañas legales, que no son golpistas, como algunos les llaman, o traidores a la patria, tampoco, son los dueños de un desguace que con tal de quedarse la pieza más grande del coche les da igual perder una puerta, los faros y los retrovisores. No se enteran que así ya no es un coche listo para circular, simplemente es chatarra y en chatarra, señor Sánchez, nos convertirás.