Venezuela, siempre Venezuela

714

No hay nada mejor que una buena capa. Ya lo dice el refrán español: “una buena capa todo lo tapa”. Y hay muchos, muchos que le han cogido la medida al dicho y utilizan Venezuela a cada momento, bueno cuando les viene bien para sus intereses y para echar tierra sobre los excrementos que los rodean.

La última ocurrencia ha sido poner que en Venezuela hay hambre con fotos de niños famélicos, ¡que la habrá, no lo ponemos en duda! No se ponen las miles de imágenes de España de personas sin techo, ancianos desahuciados viviendo en la calle, gente buscando comida en los contenedores de la basura, familias que tienen la luz cortada y pasan frío, miles de personas que comen a diario en los comedores sociales… Ahora, eso sí: en Venezuela pasan hambre. ¡La pantalla, la recurrente pantalla de Venezuela!

No vamos a entrar en las torpezas del Sr. Maduro, ni en las manipulaciones de la CIA, ni en los viajes de los señores González, Aznar, Rovira, etc. para hacerse la foto, marcarse una de demócratas de toda la vida y seguir cobrando de las compañías energéticas, seguir con la mamela de las fundaciones y otros asuntos similares e inconfesables de menor importancia por los que ingresan en sus cuentas cientos de miles de euros al año. Eso sí: Maduro es un dictador que está hundiendo Venezuela y no respeta los derechos humanos de un golpista. (¡Será porque como aquí el Sr. Tejero y compañía han vivido a cuerpo de rey en un hotel de 5 estrellas con fachada de prisión…!). De los intereses americanos no dicen nada.

Estos personajes y medios de comunicación tan dados a pantallear con Venezuela, se olvidan de que en España hay procesados o imputados por corrupción más de 2.000 políticos de todos los partidos, hasta está sentado en el banquillo un partido político acusado de corrupción, algo exclusivo de nuestro país y desconocido en el resto del mundo democrático y civilizado. Se olvidan de que nuestros jubilados malviven con pensiones de 600 euros al mes y se les sube 1,5 euros, se olvidan que más de 15.000 jóvenes españoles con estudios universitarios (costeados con dinero público nuestro) y por lo tanto, con un alta cualificación profesional, han tenido que abandonar nuestro país y trabajar para dejar riqueza en el extranjero.

Estos personajes, personajillos y voceros al uso, se olvidan de reclamar el dinero que los ladrones de guante blanco se han llevado, se olvidan que tenemos la vergüenza de los casos Gürtel, Bankia, Púnica, Eres, etc. que en cualquier país medianamente democrático hubiera tumbado a un gobierno entero ¿Aquí?… mejor nos lo tomamos a broma, porque ya ni siquiera nos planteamos con meterlos en la cárcel, nos conformaríamos con que devolvieran el dinero robado. Estos utilizadores de la “pantalla Venezuela”, olvidan, no queremos pensar que de forma intencionada, la adscripción política de tribunales, los recortes en educación, en sanidad, en… Seguro que también olvidan denunciar la deslocalización de las empresas para que paguen menos impuestos, que los paguen en el extranjero, vendan aquí y darse un brillante barniz de santidad como almas caritativas y personas excelentes que hacen “donaciones”.

¿Alguien recuerda quién apoyó económica y estratégicamente el golpe militar en Chile, uno de los más sanguinarios de la historia de Hispanoamérica, contra un Presidente elegido democráticamente? ¿Alguien se explica por qué se le dio el premio Nobel de la Paz a Henry Kissinger? ¿Alguien puede aclarar por qué en España hay miles de familias que no saben donde están enterrados sus antepasados, habiendo una ley que obliga al gobierno a buscar los restos de esas personas y que el gobierno no hace nada? ¿Alguien se ha planteado quien está detrás de la oposición venezolana? ¿Estarán trucadas las fotos de los que ahora exigen democracia en Venezuela y antes se abrazaban a dirigentes venezolanos?

Pues nada señores, sigan ustedes con la pantalla de Venezuela que tendrán el grupo de incondicionales que aplaudirán sus ocurrencias… y sus desvergüenzas.